Once países de la UE podrán crear una tasa a las transacciones financieras

martes 22 de enero de 2013 15:23 CET
 

BRUSELAS (Reuters) - Alemania, Francia, España, Italia y otros siete países de la zona euro obtuvieron permiso el martes para aplicar un impuesto a las transacciones financieras, pese a las reservas de naciones como Reino Unido y Luxemburgo por temor a que la medida tenga un impacto en las inversiones en Europa.

La votación de los ministros de Finanzas de la Unión Europea en Bruselas allana el camino para que Alemania, Francia, Italia, España, Austria, Portugal, Bélgica, Estonia, Grecia, Eslovaquia y Eslovenia puedan avanzar con su propio tributo a las operaciones financieras.

El impuesto, basado en una idea propuesta por el economista estadounidense James Tobin hace más de 40 años, es simbólicamente importante para mostrar a los políticos, que han titubeado durante cinco años de crisis financiera, que es posible empezar a controlar a los bancos a los que se les culpa por causar el colapso.

"Este es un hito en la historia fiscal", dijo a los periodistas Algirdas Semeta, comisario europeo encargado de la política tributaria, después de que los ministros aprobaran el plan.

Según la legislación comunitaria, un mínimo de nueve países puede utilizar el procedimiento de cooperación reforzada para avanzar en un asunto, siempre y cuando una mayoría de los 27 estados miembros de la UE les den permiso.

Reino Unido, que cuenta con su propio impuesto a las operaciones de acciones, se abstuvo de votar, junto con Luxemburgo, República Checa y Malta, según dijo un funcionario de la UE que asistió a la reunión.

Tras esta decisión, la Comisión Europea impulsará una nueva propuesta sobre el impuesto, que de ser aprobada por los estados implicados, permitiría que el arancel sea introducido en los próximos meses.

Semeta afirmó que podría estar en vigor en enero de 2014 "si existe la voluntad política entre los estados participantes de negociarlo rápidamente".

DETRACTORES   Continuación...

 
Alemania, Francia, España, Italia y otros siete países de la zona euro obtuvieron permiso el martes para aplicar un impuesto a las transacciones financieras, pese a las reservas de naciones como Reino Unido y Luxemburgo por temor a que la medida tenga un impacto en las inversiones en Europa. Imagen de archivo del comisario europeo de Impuestos y Unión Aduanera, Algirdas Semeta, en una rueda de prensa en Bruselas tras la presentación de unas propuestas para proteger los intereses financieros de la UE en julio del año pasado. REUTERS/François Lenoir