La Bolsa española enjuga pérdidas tras la subasta del Tesoro

jueves 10 de enero de 2013 11:55 CET
 

MADRID (Reuters) - El Ibex-35 de la bolsa española enjugaba las pérdidas iniciales y cotizaba con leve alza a media sesión del jueves después de que el Tesoro Público cerrase con éxito la primera subasta de deuda pública del año recién estrenado.

"Las alzas de la víspera provocaron tomas de beneficios a primera hora, pero el resultado de la subasta del Tesoro ha dado la vuelta al tono", dijo un operador. "Los diferenciales han vuelto a reducirse y el Tesoro ha colocado con comodidad por encima de su objetivo previsto".

La prima de riesgo española caía hasta los 349 puntos básicos después de la subasta, niveles de marzo del año pasado.

Aunque algunos valores todavía cotizaban a media sesión bajo la presión de la toma de beneficios, algunos de los valores de alta ponderación permitían un cambio de signo.

BBVA y Santander, cuya ponderación conjunta en el índice de referencia supera el 30 por ciento, subían un uno por ciento pese al repunte de la víspera.

En el mismo sector, Bankinter sumaba un 3,8 por ciento mientras que el valor estrella de la víspera, Caixabank, registraba un retroceso del 4,7 por ciento.

El peso pesado Telefónica también contribuía a la estabilidad del índice con un repunte del 0,05 por ciento mientras que la petrolera Repsol sumaba un uno por ciento.

El Ibex-35 cotizaba a las 11.42 hora local con alza de 7 puntos, un 0,08 por ciento a 8.612 puntos tras llegar a caer hasta 8.548 a primera hora y terminar en su nivel más alto desde el 22 de febrero de 2012. El europeo FTSEurofirst 300 subía un 0,02 por ciento.

Abengoa perdía otro 4 por ciento tras ceder el miércoles un 4,1 por ciento por la emisión de bonos convertibles por 400 millones de euros.

 
El Ibex-35 de la bolsa española abrió el jueves con ligeros recortes al adoptar el mercado realizaciones de beneficios sobre todo en el sector bancario tras la reciente racha alcista. En la imagen de archivo, traders en la Bolsa de Madrid, el 23 de julio de 2012. REUTERS/Susana Vera