Las ventas de Wii U a finales de año se mantienen estables

lunes 7 de enero de 2013 10:53 CET
 

KIOTO, Japón (Reuters) - Las ventas de final de año de la consola de videojuegos Wii U se mantuvieron estables, aunque no tan fuertes como cuando se lanzó al mercado su predecesora, dijo el lunes el máximo ejecutivo del fabricante japonés a Reuters.

La compañía, que evolucionó desde la fabricación de cartas a finales del siglo XIX a crear la exitosa serie de videojuegos de Super Mario, tiene puestas sus esperanzas en la Wii U tras presentar el año pasado sus primeras pérdidas operativas, mientras los jugadores cambian las consolas por teléfonos inteligentes o tabletas.

"Al finalizar la temporada de Navidad, no es que se hubieran agotado las Wii U en las tiendas de EEUU, como en pleno boom de las consolas Wii. Pero las ventas no fueron malas, y me parece que se venden de forma estable", dijo el presidente de Nintendo Satoru Iwata en una entrevista.

Iwata no dio detalles sobre ventas o previsiones pero dijo que Nintendo tenía que centrarse en desarrollar software atractivo para su dispositivo portátil 3DS para captar nuevos usuarios e incrementar las ventas de la Wii U mientras lucha contra la competencia de populares dispositivos móviles. La Wii U contiene vídeos de Netflix y Hulu, y tiene una red social dedicada a los juegos llamada Miiverse, que permite a los usuarios interactuar y compartir consejos.

Nintendo dijo en octubre que pretendía vender 5,5 millones de dispositivos Wii U para finales de marzo. Wii U, sucesor de la exitosa Wii, salió a la venta en EEUU el 18 de noviembre. La empresa dijo después que vendió más de 400.000 unidades la primera semana. Ahora también está a la venta en Europa, Australia y Japón.

/Por Mari Saito y Reiji Murai/

 
Las ventas de final de año de la consola de videojuegos Wii U se mantuvieron estables, aunque no tan fuertes como cuando se lanzó al mercado su predecesora, dijo el lunes el máximo ejecutivo del fabricante japonés a Reuters. En la imagen, los logos de Nintendo y de Wii en la sede de la empresa en Kioto, el 7 de enero de 2013. REUTERS/Yuriko Nakao