Evitado el colapso en 2012, los agoreros del euro ajustan sus predicciones

lunes 31 de diciembre de 2012 13:09 CET
 

BERLÍN (Reuters) - El pasado mayo, mientras el euro se hundía en la crisis, el economista ganador de un Nobel Paul Krugman escribió una de sus columnas más sombrías sobre la moneda única, un artículo en el New York Times titulado "Apocalipsis bastante próximo".

"De pronto, se ha vuelto fácil ver cómo el euro -ese gran, fallido experimento de unión monetaria sin unión política- podría deshacerse por las costuras" escribió Krugman. "No estamos hablando de una perspectiva distante, tampoco. Las cosas podrían derrumbarse con impresionante velocidad, en una cuestión de meses, no años".

Krugman no era ni de lejos el único en predecir el fin inminente para el euro en 2012. El multimillonario inversor George Soros dijo en una conferencia en Italia a principios de junio que Alemania tenía un plazo de tres meses para evitar un desastre europeo.

Después, en julio, Willem Buiter, economista jefe de Citigroup y ex gobernador del Banco de Inglaterra, estimó las probabilidades de que Grecia saliera del euro en un 90 por ciento, llegando incluso a dar una fecha en la que eso podría ocurrir.

El día clave de Buiter, el 1 de enero de 2013, llega la semana que viene. Y sin embargo ahora nadie cree que una salida de Grecia, ni una implosión catastrófica de la eurozona, estén a la vuelta de la esquina.

Hace seis meses, el coro que anunciaba el final del euro alcanzó su cénit. Entre los principales agoreros estaban algunos de los economistas e inversores más destacados del mundo, muchos de ellos en Estados Unidos.

Medio año más tarde, sus profecías parecen como poco erróneas o prematuras. El euro ha rebotado frente al dólar estadounidense. Los rendimientos de los bonos de países afectados como Grecia, España e Italia, que indica el riesgo de esos países, han vuelto a caer.

Incluso los más pesimistas de los pesimistas están revisando sus previsiones, aunque advierten de más tormentas en el horizonte.

"Europa me ha sorprendido con su resiliencia política", admitió este mes Krugman en una entrada en un blog.   Continuación...

 
El pasado mayo, mientras el euro se hundía en la crisis, el economista ganador de un Nobel Paul Krugman escribió una de sus columnas más sombrías sobre la moneda única, un artículo en el New York Times titulado "Apocalipsis bastante próximo". En la imagen, un signo del euro frente al Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, el 6 de diciembre de 2012. REUTERS/Lisi Niesner