El índice Nikkei cierra con alza en máximos de 21 meses

jueves 27 de diciembre de 2012 09:24 CET
 

TOKIO (Reuters) - El Índice Nikkei cerró el jueves con subidas en un máximo de 21 meses, liderada por las exportadoras y los valores financieros, debido a que la promesa del nuevo gobierno japonés de luchar contra la deflación y de tener una divisa fuerte aumentaron el apetito de riesgo.

El Nikkei Subió un 0,9 por ciento a 10.322,98, enlazando tres jornadas seguidas de subidas y llevando al índice a territorio de sobreventas.

El índice de referencia ha subido un 19,2 por ciento en las últimas seis semanas, llevando el aumento en lo que va de año al 22,1 por ciento, mejor que el 12,9 por ciento del estadounidense S&P 500 y del 14,7 por ciento en el paneuropeo STOXX Europe 600.

El índice nipón está encaminado a registrar su mejor subida anual desde 2005.

"La gente hoy está de vuelta en la oficina... y tomando posiciones basadas en lo que vimos tras el nombramiento de gobierno", dijo un operador de una firma extranjera, en relación al entrante partido del primer ministro Shinzo Abe.

El ministro de Finanzas japonés, Taro Aso dijo que el primer ministro le ha ordenado crear un paquete de estímulo sin atenerse al límite del anterior gobierno sobre nuevas emisiones, apuntando a una política más agresiva para impulsar su maltrecha economía.

Los valores financieros, como el caso de la aseguradoras, subieron. Dai-ichi Life Insurance Co sumó un 2,0 por ciento y T&D Holdings Inc avanzó un 3,9 por ciento.

Las exportadoras se beneficiaban de la debilidad del yen. Toyota Motor Corp, Honda Motor Co, TDK Corp y Panasonic Corp subieron entre un 1 y un 2,6 por ciento.

 
El Índice Nikkei cerró el jueves con subidas en un máximo de 21 meses, liderada por las exportadoras y los valores financieros, debido a que la promesa del nuevo gobierno japonés de luchar contra la deflación y de tener una divisa fuerte aumentaron el apetito de riesgo. En la imagen, una mujer reflejada en un panel electrónico con un gráfico del índice Topix en Tokio, el 27 de diciembre de 2012. REUTERS/Yuriko Nakao