El viceministro chino prevé una recuperación modesta y mayores riesgos

miércoles 26 de diciembre de 2012 13:07 CET
 

PEKIN (Reuters) - China afronta crecientes riesgos en su sector bancario y presiones sobre los ingresos gubernamentales en 2013 mientras que la recuperación económica podría verse obstaculizada por la debilidad de la demanda externa y restricciones domésticas, dijo el viceministro de Finanzas Li Yong en unos comentarios publicados el miércoles.

El Gobierno canalizará más créditos bancarios hacia las compañías pequeñas, con una posición financiera muy ajustada, y al sector agrícola en 2013, a fin de aumentar los esfuerzos dirigidos a la economía real, dijo Li en un discurso publicado en la web de su ministerio (www.mof.gov.cn).

"Los riesgos potenciales del sector financiero se han incrementado. Los activos bancarios de China han estado creciendo rápido en años recientes, mientras los préstamos bancarios suben a nuevos máximos", dijo Li.

"La gran mayoría de esos créditos bancarios todavía no fueron probados por el ciclo económico completo y el riesgo potencial es especialmente alto en las industrias de bienes raíces y las relacionadas con ella, además de los vehículos financieros locales, debido a los riesgos de descalce en los vencimientos", sostuvo.

La recaudación del gobierno también enfrenta presión a la baja debido a una caída de las ganancias corporativas y recortes de impuestos, añadió.

La economía china mostró señales de recuperación modesta en el cuarto trimestre pero la demanda global siguió floja y Europa aún necesita reformas más profundas para revivir la expansión mientras que la recuperación total de la economía estadounidense podría tomar tiempo, dijo Li.

Añadió que el proteccionismo comercial contra China está en aumento debido a un cuadro económico global desfavorable y el alto desempleo.

China se dirige a cerrar 2012 con la menor expansión anual desde 1999 y si bien la tasa de 7,7 por ciento proyectada en un sondeo de Reuters supera a las otras grandes economías del mundo, está bastante debajo del ritmo de alrededor de 10 por ciento registrado en general en los últimos 30 años.