El japonés Abe presiona al banco central por una meta de inflación del 2%

lunes 24 de diciembre de 2012 09:17 CET
 

TOKIO (Reuters) - El próximo primer ministro de Japón, Shinzo Abe, renovó la presión sobre el banco central de su país para que adopte la meta de inflación en el 2 por ciento, y dijo que va a tratar de revisar una ley que garantice su independencia si su demanda no se cumple.

También dijo que va a elegir a alguien que esté de acuerdo con sus puntos de vista sobre la necesidad de una flexibilización monetaria más audaz como sucesor del gobernador del Banco de Japón (BOJ, por sus siglas en inglés), Masaaki Shirakawa, cuando termine su mandato en abril del próximo año.

"En la reunión de política monetaria de este mes, el BOJ dijo que examinaría (establecer una meta de inflación) en su próxima cita" en enero, Abe dijo en la televisión el domingo.

"Si no es así, vamos a revisar la ley del BOJ y establecer un pacto político con el banco central para que acuerde una meta de inflación. También podríamos buscar que el BOJ sea responsable por el crecimiento del empleo".

Los comentarios son la advertencia más fuerte hasta la fecha sobre la posibilidad de revisar la ley que garantiza la independencia del BOJ de la interferencia política. Es inusual que un primer ministro o un primer ministro entrante haga demandas explícitas sobre lo que el Banco de Japón debe hacer en sus reuniones de definición de políticas.

Abe, que se convertirá en primer ministro el miércoles, después de que su partido, el Liberal Democrático, recuperase el poder tras las elecciones de hace unos días a la Cámara Baja del Parlamento, ha situado al BOJ en el centro del debate político, pidiendo un mayor estímulo monetario para derrotar la deflación.

"Los países en todo el mundo están imprimiendo más dinero para aumentar la competitividad de sus exportaciones. Japón debe hacer lo mismo" para evitar que el yen suba, afirmó Abe.

"Hay una gran diferencia si el yen está a 80 o a 90 respecto a dólar", agregó.

 
El próximo primer ministro de Japón, Shinzo Abe, renovó la presión sobre el banco central de su país para que adopte la meta de inflación en el 2 por ciento, y dijo que va a tratar de revisar una ley que garantice su independencia si su demanda no se cumple. Imagen de Abe reflejada sobre su propio retrato tras una reunión de su partido el 21 de diciembre en su sede en Tokio. REUTERS/Toru Hanai