La CNC multa con 120 millones de euros a Telefónica, Vodafone y Orange

jueves 20 de diciembre de 2012 14:46 CET
 

MADRID (Reuters) - La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha impuesto una multa de cerca de 120 millones de euros a Telefónica TEF.MC, Vodafone VOD.L y Orange FTE.PA por abusar de sus posiciones de dominio en el negocio de los mensajes cortos durante 10 años.

La CNC dijo en su resolución que los tres operadores móviles fijaron los precios de los mensajes en unos niveles muy elevados entre los años 2000 y 2009.

"En vista de ello, el Consejo de la CNC ha impuesto una multa de 46,49 millones a Telefónica, de 43,525 millones a Vodafone y 29,95 millones a Orange", dijo.

Una fuente de Telefónica dijo que la operadora recurrirá la sanción.

"Telefónica muestra su rotundo desacuerdo con la sanción impuesta hoy por la CNC al considerarla totalmente injusta. La compañía presentará inmediatamente el correspondiente recurso ante la Audiencia Nacional", dijo esta fuente.

También Orange anunció la interposición de un recurso contra la multa.

No es la primera vez que autoridades de competencia criticaran los elevados precios que cobraban los tres operadores por los mensajes cortos en el pasado.

Hasta 2006, Telefónica cobraba 15 céntimos por SMS en España, precio que rebajó a la mitad en esa fecha a cambio de un pago mensual de 2 euros.

En 2009, el último año que figura en la investigación de la CNC, se intercambiaron unos 8.234 millones de SMS en España, dejando a los operadores unos ingresos de 973 millones de euros, según datos oficiales.

En los últimos dos años, el tráfico de SMS ha bajado un 9 por ciento por el avance de la mensajería instantánea y los ingresos cayeron un 22 por ciento.

 
La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha impuesto una multa de cerca de 120 millones de euros a Telefónica, Vodafone y Orange por abusar de sus posiciones de dominio en el negocio de los mensajes cortos durante 10 años. En la imagen, un hombre mira un escaparate de Vodafone en Londres en una fotografía de archivo. REUTERS/Kevin Coombs