Ericsson asumirá un cargo de 900 millones de euros en ST-Ericsson

jueves 20 de diciembre de 2012 10:55 CET
 

ESTOCOLMO (Reuters) - Ericsson, el principal fabricante del mundo de equipos de redes para telecomunicaciones, asumirá un cargo de 8.000 millones de coronas (unos 907 millones de euros) en su emprendimiento ST-Ericsson, lo que subraya la incertidumbre sobre un proyecto que genera pérdidas después de que su socio STMicro dijera que se retiraba.

Ericsson ha estado luchando recientemente con una desaceleración de las ventas en su unidad central de redes debido a la competencia y a una economía global vacilante. En octubre reportó una caída de un 42 por ciento en sus ganancias estructurales del tercer trimestre.

Las ganancias también se han visto presionadas por sus emprendimientos que generan pérdidas, el fabricante de teléfonos móviles Sony Ericsson -que vendió- y el fabricante de chips para teléfonos móviles ST-Ericsson, que ha luchado principalmente debido al debilitamiento de su cliente clave Nokia.

"El cargo incluye la amortización de activos para reflejar la mejor estimación actual de la participación de Ericsson del el valor justo de mercado sobre el emprendimiento conjunto, así como los gastos adicionales relacionados con las opciones estratégicas para el futuro de los activos de ST-Ericsson", dijo Ericsson.

Un portavoz de Ericsson dijo que la mayor parte del cargo, que será asumido en el cuarto trimestre, viene de la amortización sobre los préstamos que Ericsson ha hecho a ST-Ericsson.

Ericsson dijo que estaba explorando opciones estratégicas de ST-Ericsson, pero dijo que no adquiriría el resto de la empresa STMicro, que anunció a principios de este mes que abandonaría el emprendimiento.

ST-Ericsson va a necesitar alrededor de 3.000 millones de coronas en fondos adicionales de Ericsson, procedentes en su mayoría de 2013, añadió Ericsson.

ST-Ericsson no ha sido rentable desde su creación en 2009 y los sucesivos planes de reducción de costes no han logrado reducir sus pérdidas, incluyendo un anuncio de abril de 1.700 recortes de empleo y la transferencia de cierto desarrollo de productos a STMicro.

Muchos de los problemas de ST-Ericsson se puede remontar al declive de su una vez mayor cliente Nokia, que ha perdido terreno en el lucrativo mercado de teléfonos inteligentes frente a rivales como Apple, Samsung y Google.

 
Ericsson, el principal fabricante del mundo de equipos de redes para telecomunicaciones, asumirá un cargo de 8.000 millones de coronas (unos 907 millones de euros) en su emprendimiento ST-Ericsson, lo que subraya la incertidumbre sobre un proyecto que genera pérdidas después de que su socio STMicro dijera que se retiraba. En la imagen, de archivo, el exterior de las oficinas de Ericsson en Estocolmo. REUTERS/Bob Strong/Files