La bolsa española acaba sin variación ante la cautela inversora

viernes 14 de diciembre de 2012 18:05 CET
 

MADRID (Reuters) - La bolsa española acabó la sesión del viernes con una variación diaria mínima por las dudas de los inversores sobre la situación fiscal de Estados Unidos y la crisis europea.

"Tras la buena racha que llevábamos en las últimas sesiones era de esperar un comportamiento más negativo aún, pero en cualquier caso es lógico que se haya agotado el 'rally' teniendo en cuenta las incertidumbres en Estados Unidos y Europa", dijo un operador en Madrid.

El presidente estadounidense Barack Obama y el Portavoz de la Cámara de Representantes John Boehner mantuvieron una reunión "sincera" el jueves para desbloquear unas negociaciones que eviten el denominado "precipicio fiscal" -alzas de impuestos y recortes del gasto público de manera simultánea en 2013 que mandarían la primera economía mundial a la recesión.

Aunque se espera que haya un acuerdo, el prolongado debate está erosionando la confianza de los inversores.

En Europa, entretanto, la atención se centraba de nuevo en el triste panorama economía, con unos datos industriales y de empleo en Alemania y Europa que ponen de relieve el bajón de la locomotora europea.

Operadores señalaron que en el lado positivo de la balanza se encontraba la noticia sobre la expansión del sector manufacturero chino en diciembre a su mayor nivel en 14 meses, el más reciente de una serie de indicadores que apuntaban a un fortalecimiento del país asiático.

La precaución, sin embargo, se notaba en la floja y dispar evolución en bolsa del sector bancario español, pese a que los inversores contemplaban con buenos ojos los primeros pasos de la Sareb, también conocido como 'banco malo'.

Santander terminó en tablas en 5,9 euros, mientras que Caixabank perdió casi un 2 por ciento, Sabadell se dejó cerca del 3 por ciento, Popular consiguió acabar plano y la nacionalizada Bankia cedió un 1,4 por ciento.

BBVA, el único de los grandes bancos que se opuso a invertir en el banco malo, ganó un 0,71 por ciento.   Continuación...

 
La bolsa española fluctuaba estrechamente en torno al último cierre a media sesión del viernes de un mercado que manejaba algunas noticias favorables pero que no dejaba de actuar con reserva y cautela. En la imagen de archivo, un operador en la Bolsa de Madrid, el 23 de julio de 2012. REUTERS/Susana Vera