S&P baja el panorama de la calificación británica a "negativo"

jueves 13 de diciembre de 2012 20:57 CET
 

LONDRES/NUEVA YORK (Reuters) - La preciada triple A de calificación crediticia que tiene Reino Unido ha quedado en peligro después de que la agencia Standard & Poor's redujera el jueves su panorama de "estable" a "negativo".

La decisión aumenta las probabilidades de una degradación que sería políticamente embarazosa para el ministro de Finanzas de Reino Unido, George Osborne.

"La revisión del panorama refleja nuestra opinión de que podríamos rebajar los rating de Reino Unido en los dos próximos años si el rendimiento fiscal se debilita más allá de nuestras actuales expectativas", afirmó la agencia.

S&P era la última de las tres grandes agencias calificadoras que mantenía un pronóstico estable para Reino Unido, y su decisión llega apenas una semana después de que Osborne dijera que no podría reducir la deuda neta del país para 2015.

"Creemos que esto podría ocurrir, en particular como resultado de una recuperación retrasada y desigual, o un debilitamiento en el compromiso político a la consolidación", aseguró S&P.

El Ministerio de Finanzas remarcó que S&P respaldó el actual plan de reducción de déficit que tiene el país.

"Standard & Poor's respalda el 'fuerte compromiso de aplicar el mandato fiscal' que tiene el Gobierno y advierte específicamente sobre ralentizar 'el ritmo y el alcance de la consolidación fiscal'. Gracias a que nos apegamos a ese compromiso el déficit se redujo", dijo un portavoz.

La operatoria diaria de bonos del Gobierno británico ya había finalizado cuando S&P hizo su anuncio.

Reino Unido espera tener un déficit presupuestario del 7 por ciento del Producto Interior Bruto este año, frente al 11 por ciento al que llegó en el peor momento de la crisis financiera. Pero espera que su deuda neta alcance el 80 por ciento en el año fiscal 2015-16.   Continuación...

 
Standard & Poor's bajó el jueves la perspetiva de la calificación crediticia de Reino Unido a "negativo" desde "estable", aunque mantuvo la nota en "AAA", el máximo nivel del grado de inversión. En la imagen, varias personas cruzan el puente del Milenium en Londres, el 27 de noviembre de 2012. REUTERS/Stefan Wermuth