El banco malo español aún tiene que despejar dudas clave

viernes 7 de diciembre de 2012 20:39 CET
 

MADRID (Reuters) - España todavía no ha aclarado algunas de las principales cuestiones en su celeridad por poner en marcha el conocido como "banco malo" que gestionará los créditos tóxicos de las entidades bancarias españolas, lo que está manteniendo a distancia a los potenciales inversores.

Está previsto que la Sareb, como se ha denominado al "banco malo", entre en funcionamiento antes de final de año con 60.000 millones de euros en activos inmobiliarios, créditos y suelo, pero todavía tienen que despejarse muchas de las incógnitas sobre cómo se gestionarán y se venderán los activos.

La buena noticia para los creadores es que ya ha levantado los 2.000 millones de euros de capital privado que necesita tener antes de diciembre, dijo una fuente conocedora del proceso.

Sin embargo, la caza de inversores ha sido dura y el objetivo sólo se ha cumplido gracias al apoyo de grandes instituciones financieras que han realizado importantes contribuciones.

Bancos como Sabadell y Santander o aseguradoras como Mapfre y Mutua Madrileña han dicho ya que participarán en la sociedad, mientras que grupos internacionales con presencia en España, como la aseguradora europea AXA, también están analizando invertir en la entidad.

Una persona cercana a las conversaciones dijo que el banco británico Barclays también invertiría.

Pero otros bancos importantes, como BBVA ,se están resistiendo y parece poco probable que algunos de los inversores extranjeros que España quería atraer, como fondos de inversión o soberanos, entren en el capital hasta febrero o marzo, dijeron banqueros conocedores de las conversaciones.

Muchos de ellos quieren más claridad sobre los activos que serán transferidos a la Sareb, su valor y cómo se financiarán las ventas de los préstamos, dijeron banqueros. Incluso aunque se produzca el primer trasvase de activos, muchos de esos elementos todavía tienen que tomar forma.

Bajo el esquema, que se basa en la experiencia irlandesa para reestructurar su banca, los prestamistas solventes colocan créditos tóxicos e inmuebles con un descuento y reciben a cambio bonos con garantía estatal.   Continuación...

 
España todavía no ha aclarado algunas de las principales cuestiones en su celeridad por poner en marcha el conocido como "banco malo" que gestionará los créditos tóxicos de las entidades bancarias españolas, lo que está manteniendo a distancia a los potenciales inversores. En la imagen, un patio de juegos cerca de varios bloques de edificios en construcción a las afueras de Madrid, el 7 de diciembre de 2012. REUTERS/Susana Vera