OIT: Los salarios de los países desarrollados no crecen en 2012

viernes 7 de diciembre de 2012 12:55 CET
 

GINEBRA (Reuters) - Los salarios medios de los países desarrollados no crecerán más allá de la inflación este año, según las previsiones de la Organización Internacional del Trabajo difundidas el viernes.

Los salarios de los países desarrollados no se mantuvieron al mismo nivel que la inflación en 2008 y 2011, pero seguían estando un 5 por ciento por encima del nivel de 2000 en términos reales, dijo la OIT en su informe global de salarios, publicado cada dos años.

"Por lo que podemos decir por ahora para 2012, la tendencia parece ser un crecimiento del cero por ciento", dijo el director general de la OIT, Guy Ryder, en rueda de prensa en Ginebra.

El informe señaló que los gobiernos de la zona euro y las naciones con grandes déficits deberían evitar competir para bajar salarios a mínimos.

Ryder dijo que los gobiernos debería adoptar políticas que alienten a las compañías a invertir su efectivo y alentar a los bancos a prestar a las empresas pequeñas.

Las políticas de salarios mínimos, que se usaron hasta 2009 como protección para los trabajadores más vulnerables, crecían ahora sólo en línea con la inflación o incluso caían en términos reales, dijo la OIT.

En Grecia, el salario mínimo ha caído más de una quinta parte, desde los 877 euros por mes a 684 euros, dijo el informe.

El estudio contempla los salarios mensuales de los empleados pagados y las cifras de 2012 eran estimaciones preliminares basadas en datos trimestrales de 30 economías desarrolladas.

La OIT dijo que no tenía datos suficientes de los países en vías de desarrollo para estimar el crecimiento salarial de 2012.

 
Los salarios medios de los países desarrollados no crecerán más allá de la inflación este año, según las previsiones de la Organización Internacional del Trabajo difundidas el viernes. Imagen de una manifestación de sindicatos franceses contra las políticas de austeridad y pidiendo la subida de los salarios celebrada en París el 14 de noviembre. REUTERS/Benoit Tessier