Ibercaja comprará Caja3 cuando acabe el proceso de reestructuración

jueves 29 de noviembre de 2012 22:26 CET
 

MADRID (Reuters) - Ibercaja anunció el jueves que comprará Caja3 para integrar sus negocios y formar un grupo bancario con 65.000 millones de euros en activos, una vez que esta última culmine su proceso de reestructuración.

"Los consejos de administración de lbercaja Banco y de Banco Grupo Caja 3, y los de las cuatro cajas accionistas de los mismos - Ibercaja, Caja Inmaculada, Caja Círculo y Caja Badajoz - han aprobado el inicio de un proceso de fusión que se espera concluya en los próximos meses", dijeron las sociedades en una nota de prensa conjunta.

El nuevo grupo contará con 1.622 oficinas y estima tendrá un ratio de capital principal del 10,22 por ciento, indicaron las cajas en la nota.

Ibercaja, que rompió un proceso de fusión con la propia Caja3 y Liberbank a principios de octubre por los elevados requisitos detectados para esta última, recibió recientemente el visto bueno del Banco de España a su plan para recapitalizarse por los 226 millones de euros fijados por Oliver Wayman en su análisis del sistema financiero español.

"La integración mediante el proceso de adquisición tendrá lugar una vez que se concedan las autorizaciones correspondientes y que Caja Tres obtenga la aprobación de su plan de reestructuración, las ayudas de capital necesarias, y adopte las medidas exigidas para su cumplimiento", indicó Ibercaja en una nota al regulador.

Caja3 debe recibir el visto bueno de las autoridades comunitarias a su plan para captar los 779 millones de euros para cumplir con su déficit de capital, tras fracasar el proceso de fusión por los elevados requerimientos detectados por la auditoria independiente en Liberbank.

Esta misma semana, la Comisión Europea ha dado su aprobación a los planes presentados por las autoridades españolas para reestructurar los bancos nacionalizados, con una ayuda de casi 37.000 millones de euros del máximo del rescate de 100.000 millones acordado con el Gobierno español.

Los planes de las entidades pasan por reducir plantilla, cerrar oficinas y traspasar activos inmobiliarios al Sareb (conocido como banco malo) para limpiar su balance y mejorar sus ratios de capital.

"Con este acuerdo, los dos bancos actuales se integrarán para dar respuesta así a las nuevas exigencias que imponen el entorno económico, financiero y regulatorio", explicaron las entidades en su nota.