Un grupo de asesoría dice que advirtió sobre la auditoría de Autonomy

jueves 22 de noviembre de 2012 19:06 CET
 

LONDRES (Reuters) - El grupo PIRC dijo el jueves que había advertido de que la empresa de auditoría Deloitte había desarrollado demasiados trabajos al margen de las auditorías para Autonomy como para ser suficientemente independiente de la compañía de software que fue comprada por Hewlett Packard el año pasado y a la que ahora acusa de inflar sus valores.

HP compró la empresa británica por 11.100 millones de dólares (8.622 millones de euros) en 2011, un precio que muchos analistas consideraron demasiado caro. La compañía anunció que estaba asumiendo 5.000 millones de dólares por "serias irregularidades contables" que inflaron el valor antes del acuerdo.

Autonomy ha negado cualquier actuación irregular, pero las cuentas de la empresa de software están en el centro de una disputa entre el fundador de la compañía, Mike Lynch, y HP.

"Antes de la compra, Autonomy generó varias banderas rojas en el frente de la gerencia", dijo PIRC, que aconseja a fondos que invierten 1,5 billones de libras esterlinas (1,8 billones de euros).

"Desde el punto de vista de PIRC, careció de representación independiente adecuada, lo que nos llevó a oponernos a la elección de muchos directores durante años. Su auditor también recogió demasiados datos no fiscalizados, algo que encontramos problemático", agregó.

PIRC dijo que las sumas que Autonomy le pagó a la empresa contable por otros servicios como asesoramiento sobre legislación, impuestos y finanzas fueron más del 25 por ciento del total pagado a Deloitte, un nivel que PIRC considera significativo en su estudio sobre si un auditor es lo suficientemente independiente de su cliente.

Autonomy le pagó a Deloitte 2,7 millones de dólares en 2010, de los que 1,5 millones fueron descritos como costes de auditoría.

El Institute of Chartered Accountants in England and Wales (ICAEW), del que Deloitte forma parte, dice en su página web que las guías éticas en Reino Unido no imponen límites a los tipos de ingresos que un auditor puede generar de un cliente.

/Por Paul Sandle/