España refuerza la lucha antifraude con nueva oficina internacional

martes 20 de noviembre de 2012 15:06 CET
 

MADRID (Reuters) - España contará con una unidad especializada en fiscalidad internacional que entre otras funciones controlará más de cerca las prácticas tributarias de las multinacionales, dijo el martes el Ministerio de Hacienda.

La nueva Oficina Nacional de Fiscalidad Internacional tendrá como ámbito preferente el control de "los precios de transferencias establecidos entre entidades pertenecientes a un grupo multinacional y la tributación en España de las rentas obtenidas por no residentes", dijo Hacienda en una nota de prensa.

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, dijo que los participantes en una reunión del comité de asuntos fiscales de la OCDE celebrada la semana pasada en París se habían comprometido a estudiar propuestas para minimizar las "prácticas de planificación fiscal agresiva" de muchas multinacionales, que utilizan las diferencias en las legislaciones nacionales para eliminar o reducir significativamente la tributación.

En un momento en que España debe hacer un esfuerzo para cumplir con sus compromisos de consolidación fiscal para reducir el déficit público del país, el Gobierno español ha establecido como uno de sus principales objetivos la lucha contra el fraude fiscal, una práctica que en una gran medida encuentra cobijo a la sombra de la economía sumergida.

Dentro de las medidas adoptadas hasta ahora contra la evasión fiscal, los contribuyentes deberán informar en el primer trimestre de 2013 sobre todo tipo de bienes y derechos situados en el exterior, según el real decreto aprobado el pasado viernes en el Consejo de Ministros.

ACUERDO SUSCRITO CON EEUU

Por otra parte, el Ministerio de Hacienda anunció el martes la suscripción de un acuerdo con Estados Unidos por el que las entidades financieras de ambos países deberán comunicar a sus autoridades fiscales información referente a contribuyentes del otro país firmante.

Con este acuerdo, que resultará clave para el descubrimiento de patrimonios y rentas ocultas situados en el extranjero, se pretende mejorar el cumplimiento fiscal internacional y la aplicación de la FATCA (Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras).

El acuerdo está basado en el modelo negociado y elaborado en julio de este año, conjuntamente por Reino Unido, Alemania, Italia, Francia, Estados Unidos y España.

Según Hacienda, este acuerdo supone, entre otras, la ventaja de que las empresas españolas quedan exoneradas de la retención del 30 por ciento en los pagos que perciban de fuente estadounidense sin necesidad de tener que firmar un acuerdo bilateral con la administración norteamericana.