Bolsa española abre con leve baja en la jornada de huelga

miércoles 14 de noviembre de 2012 09:31 CET
 

MADRID (Reuters) - El Ibex-35 de la bolsa española cotizaba con leve baja en las primeras operaciones del miércoles en el que España vive la novena jornada de huelga general de la Democracia.

Popular sobre el que se centraban gran parte de las miras al iniciar la negociación de los derechos de suscripción de su vital ampliación de capital, salvó inicialmente con nota el reto al registrar un repunte del seis por ciento en las primeras operaciones descontado el valor teórico del derecho, que cotizaba con alza también del seis por ciento a 0,499 euros en un entorno extremadamente volátil.

Entre los valores de alta ponderación predominaban tomas de beneficios. Santander y BBVA, los dos mejores de la víspera, cotizaban con bajas del 0,7 y 1,3 por ciento, respectivamente.

También Telefónica era objeto de tomas de beneficios y retrocedía un 0,6 por ciento.

"El tono es muy volátil, con pocas órdenes de clientes finales y movimientos a muy corto plazo aprovechando los picos", dijo un operador.

Bankia, que en las últimas cinco sesiones ha perdido más de un 10 por ciento de su valor, recuperaba un 2,2 por ciento mientras que Sabadell se movía sometido a altibajos tras confirmar la víspera la compra de activos de BMN en Cataluña y Aragón.

Amadeus se encontraba suspendida de negociación después de que Lufthansa y Air France anunciasen la venta de parte de sus acciones en la sociedad.

La prima de riesgo española se movía relativamente estable en torno a los 451 puntos básicos mientras el Ibex cotizaba veinte minutos después de la apertura con baja de 28 puntos, un 0,36 por ciento a 7.665 al tiempo que el paneuropeo EuroFirst 300 se dejaba un 0,4 por ciento

 
El Ibex-35 de la bolsa española cotizaba con leve baja en las primeras operaciones del miércoles en el que España vive la novena jornada de huelga general de la Democracia. En esta imagen de archivo, banderas españolas ondean cerca de un semáforo en la plaza de Cibeles, en el centro de Madrid, el 24 de septiembre de 2012. REUTERS/Sergio Pérez