Fitch rechaza denuncias por manipulación de mercado en Italia

martes 13 de noviembre de 2012 13:32 CET
 

MILÁN (Reuters) - Fitch Ratings rechazó el martes unas denuncias por manipulación de mercados en Italia en un caso judicial pionero por una serie de recortes de calificaciones soberanas en el país.

Los fiscales de la localidad de Trani, en el sur de Italia, quieren llevar a juicio a siete actuales y antiguos empleados de Fitch y de su agencia rival Standard & Poor's por supuestamente filtrar información sobre sus recortes cuando los mercados estaban abiertos, provocando fuertes pérdidas en la Bolsa italiana y en el mercado de bonos.

"Fitch Ratings rechaza completamente cualquier sugerencia de mal comportamiento en estos asuntos y se defenderá enérgicamente", dijo la agencia en un comunicado enviado por correo electrónico.

S&P rechazó el lunes las denuncias de los fiscales. Un juez italiano tendrá la última palabra sobre si dar comienzo al juicio, que sería el primer caso judicial europeo por recortes de deuda soberana.

El caso se centra en una serie de rebajas que han afectado a Italia desde 2011, incluida una de Fitch en enero de 2012.

Los fiscales dicen que Fitch difundió comentarios sobre la prevista rebaja de Italia antes de que se anunciara.

En el comunicado del martes, Fitch dijo que el posible recorte de calificación de Italia ya se había comunicado al mercado cuando colocó al país bajo observación negativa en diciembre de 2011.

Los siguientes comentarios públicos de analistas de Fitch a mediados de enero simplemente se refirieron al informe de diciembre, agregó.

"En consonancia con nuestras políticas y con la ley pertinente, el Gobierno italiano fue informado de esta acción", sostuvo Fitch.   Continuación...

 
Fitch Ratings rechazó el martes unas denuncias por manipulación de mercados en Italia en un caso judicial pionero por una serie de recortes de calificaciones soberanas en el país. En la imagen de archivo, placa en la entrada de las oficinas de Fitch en Milán, el 24 de enero de 2012. REUTERS/Alessandro Garofalo