Un acuerdo mundial luchará contra el contrabando de tabaco

martes 13 de noviembre de 2012 10:31 CET
 

SEÚL (Reuters) - Responsables sanitarios de todo el mundo han alcanzado un acuerdo para luchar contra el contrabando de tabaco, comercio que priva a los gobiernos de más de 40.000 millones de dólares (unos 31.500 millones de euros) en ingresos cada año y socava los esfuerzos para reducir el tabaquismo.

Las medidas incluyen obligar a los gobiernos a dar licencia a los fabricantes y que los paquetes de tabaco para que los productos puedan ser rastreados.

El acuerdo llegó en una reunión de 176 estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebrada en la capital de Corea del Sur, Seúl, en la Convención Marco sobre el Control de Tabaco, después de más de cinco años de negociaciones.

"El protocolo da al mundo un instrumento metódico basado en normas para combatir y finalmente eliminar una sofisticada actividad criminal internacional", dijo la directora general de la OMS, Margaret Chan, en una conferencia.

"El comercio ilícito es malo para la salud porque sortea medidas como impuestos y aumentos de precios que se sabe que reducen la demanda".

Aproximadamente uno de cada diez cigarrillos, equivalente a 600.000 millones, son objeto del contrabando cada año por parte de grupos organizados, dicen expertos.

Un estudio realizado por una organización sin ánimo de lucro independiente, International Tax and Investment Center, con sede en Washington, dijo que aproximadamente un 11 por ciento del mercado mundial de cigarrillos es ilícito, lo que provoca una pérdida de ingresos anual para los gobiernos de más de 40.000 millones de dólares.

Una red de grupos de la sociedad civil, la Framework Convention Alliance, pidió pactar un paso más importante para reducir el tráfico ilícito de productos de tabaco.

"El comercio ilícito de tabaco alimenta la epidemia mundial del tabaco inundando los mercados con productos baratos y manteniendo bajos los impuestos sobre el tabaco", dijo.

Sin embargo, algunos países donde se encuentran las principales tabacaleras, en especial Estados Unidos, no estarán sujetos al acuerdo anticontrabando porque no han ratificado el pacto original.

Gigantes de la industria como Philip Morris International y British American Tobacco han dicho previamente que respaldarían un pacto con medidas efectivas contra el comercio ilícito.

 
Responsables sanitarios de todo el mundo han alcanzado un acuerdo para luchar contra el contrabando de tabaco, comercio que priva a los gobiernos de más de 40.000 millones de dólares (unos 31.500 millones de euros) en ingresos cada año y socava los esfuerzos para reducir el tabaquismo. En la imagen, un hombre fuma un cigarrillo en Hanoi el 12 de noviembre de 2012. REUTERS/Kham