9 de noviembre de 2012 / 8:33 / hace 5 años

Iberia quiere recortar plantilla en 4.500 personas

IAG anunció el viernes un plan de reestructuración en Iberia con el fin de recuperar la rentabilidad en la filial española que plantea un recorte de plantilla de 4.500 personas y busca centrar el negocio del grupo en las rentables rutas de largo plazo. En la imagen de archivo, aviones de Iberia en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, el 18 de diciembre de 2011.Susana Vera

MADRID (Reuters) - IAG anunció el viernes un plan para recortar la plantilla de Iberia en 4.500 personas con el fin de recuperar la rentabilidad en la filial española y centrar su negocio en las rutas de larga distancia que encontró la oposición frontal de los sindicatos.

El grupo -fruto de la fusión de British Airways e Iberia- dijo que la reducción de plantilla -que supondría casi una cuarta parte de sus trabajadores- busca "salvar alrededor de 15.500 puestos de trabajo" y "está en línea con los recortes de capacidad y el aumento de productividad en la aerolínea".

La empresa amenazó con más recortes si no hay un acuerdo con los sindicatos sobre el plan, fijando el 31 de enero como fecha límite para un pacto.

"Si no se lograse dicho acuerdo, serán necesarios recortes mayores y una mayor reducción del tamaño y de las operaciones de Iberia, para proteger el tráfico natural de largo radio en Madrid y salvaguardar el futuro de la compañía", dijo la empresa en un comunicado al regulador bursátil español.

Los representantes de los trabajadores reaccionaron con un rechazo frontal a las medidas, afirmando su disposición a "ejercer cuantas acciones sindicales sean precisas", dijeron en un comunicado conjunto UGT, CCOO y el sindicato de pilotos SEPLA.

Analistas de Banco Sabadell advirtieron sobre los peligros que entraña la oposición de los trabajadores, en una empresa que ha vivido numerosos paros.

"Creemos que buena parte de esta reducción (de plantilla y capacidad) es alcanzable fácilmente, sin embargo los recortes de personal podrían dar lugar a huelgas", dijeron.

Además de los recortes, el plan de reestructuración contempla rebajas salariales de entre el 25 y el 35 por ciento, según reconoció en una teleconferencia su consejero delegado, Rafael Sánchez-Lozano.

El anuncio se produce después de que el jueves IAG anunciarse una oferta de 113 millones de euros para hacerse con el 54 por ciento que no controla de su participada de bajo coste Vueling para resolver los problemas de Iberia con las deficitarias rutas de corto y medio radio.

El director financiero, Enrique Dupuy, dijo en la teleconferencia que la empresa no tiene intención de fusionar Vueling con su filial de vuelos de bajo coste Iberia Express, de la que los directivos dijeron en una conferencia con analistas que ya es rentable.

"Iberia Express va a seguir existiendo por lo menos en el formato que tiene ahora de tamaño", dijo el consejero delegado, que señaló que esta operadora es "un gran éxito".

La empresa, dijo Sánchez-Lozano, tiene "flexibilidad absoluta" para negociar la posibilidad de renunciar a incrementar las rutas que opera Iberia Express y conservar vuelos de corto y medio radio dentro de Iberia siempre que sus los pilotos acepten adaptar su convenio al que tienen los trabajadores de Vueling.

"Estamos dispuestos a negociar operar el corto y medio radio que necesite la compañía dentro de Iberia siempre que se consigan las condiciones laborales necesarias para hacer eso", dijo, añadiendo que "Iberia Express va a seguir existiendo por lo menos en el formato que tiene actualmente de tamaño".

El viernes el grupo dijo que prevé disminuir la flota de Iberia en 25 aviones, cinco de largo radio y 20 de corto radio, con una reducción de la capacidad en un 15 por ciento en 2013 para centrarse en las rutas rentables (fundamentalmente conexiones con Latinoamérica).

Con el plan, que IAG financiará con recursos propios de Iberia y espera que esté cerrado para el 31 de julio del año que viene, IAG quiere mejorar los resultados en "al menos 600 millones para 2015, en línea con el objetivo de IAG de alcanzar un retorno sobre el capital del 12 por ciento para ese año".

Los inversores premiaban el plan de recorte de empleo en Iberia con una subida del 1,73 por ciento en las acciones de IAG en bolsa, en un contexto bajista del mercado.

EN BUSCA DE LA RENTABILIDAD

Iberia se ha enfrentado a un difícil panorama en los últimos ejercicios, con aumentos del coste de los carburantes, una dura competencia en el sector y disputas laborales, a lo que se suman problemas "estructurales" según el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano.

"Iberia está luchando por su supervivencia... La crisis económica en España y en Europa ha afectado a Iberia, pero nuestros problemas son estructurales y anteriores a la situación actual del país. La compañía está perdiendo 1,7 millones de euros cada día que pasa", dijo en una nota de prensa.

El grupo indicó que a corto plazo el plan de transformación busca detener las pérdidas y conseguir que la red sea rentable.

"En este sentido, se suspenderán las rutas y las frecuencias que registren pérdidas, a la vez que se garantiza una alimentación eficiente de los vuelos de largo radio que sean rentables", dijo la empresa, que destacó el fuerte posicionamiento que tiene la empresa en las rutas con América Latina.

IAG dijo que prevé suspender la actividad de mantenimiento a terceros que no sea rentable, así como los servicios de handling que no sean rentables fuera del hub de Madrid.

El jueves los analistas destacaron las bonanzas de la adquisición de todo el capital de Vueling, ya que permitiría a la aerolínea hacer frente con el modelo de bajo coste a las deficitarias rutas en España que, por cuestiones operativas, no puede operar a rendimiento con su filial Iberia Express.

Iberia puso en marcha en primavera la marca de bajo coste Iberia Express para desviar los vuelos de corto y medio radio, pero sus planes de crecimiento tropezaron con un conflicto laboral con sus pilotos.

El jueves, en el anuncio de la oferta sobre la rentable Vueling, Iberia dijo que mantendría Vueling como operadora separada y que la operación le permitiría "contar con una plataforma de low cost".

En su comunicado, los sindicatos piden la negociación de un "verdadero" plan de viabilidad y destacan que se traten de aplicar estas medidas cuando la empresa está lanzando una oferta sobre Vueling, al tiempo piden que la negociación de medidas afecte también a Vueling, Iberia Express y Air Nostrum.

PÉRDIDAS EN IBERIA

El viernes IAG presentó sus resultados trimestrales, con un beneficio operativo que cayó un 25 por ciento en el tercer trimestre a 270 millones de euros, debido a un aumento de los costes de carburantes y las pérdidas operativas en Iberia.

En el periodo de nueve meses finalizado el 30 de septiembre de 2012 IAG registró un beneficio de las operaciones de 17 millones de euros (frente a 451 millones hace un año), British Airways obtuvo un beneficio de las operaciones de 286 millones de euros, mientras que Iberia registró una pérdida de las operaciones de 262 millones de euros.

Los ingresos por pasajero en los nueve primeros meses del año aumentaron un 9,1 por ciento mientras que los costes de carburantes aumentaron un 15,4 por ciento.

Para este año el grupo IAG prevé una pérdida operativa de 120 millones de euros y reiteró un beneficio por acción de 0,52 euros y de 1.600 millones de euros para 2015.

/Por Tracy Rucinski y Tomás Cobos/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below