Los préstamos de rescate se devolverán, aunque existe riesgo, dice el jefe del MEDE

jueves 8 de noviembre de 2012 16:36 CET
 

HAMBURGO, Alemania (Reuters) - Los préstamos dados a los países en apuros de la zona euro se devolverán, pero la posibilidad de impago todavía se debe tener en cuenta, dijo el jueves a Reuters el jefe del fondo de rescate de la zona euro.

"Los préstamos se devolverán. Los riesgos se han tomado y no se puede excluir la posibilidad de que tales riesgos se hagan reales", dijo Klaus Regling, jefe del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), en los márgenes de una conferencia económica en Hamburgo.

"Aunque no es el caso habitual, es una gran excepción si se manifestase. Eso no ha ocurrido por el momento", dijo.

En declaraciones en una conferencia económica en Hamburgo, Regling sugirió que España podría no necesitar un rescate completo.

"Si España logra dinero para su reacpitalización bancaria, hace sus deberes, las reformas del mercado laboral y la consolidación fiscal, los resultados de esos esfuerzos son que los tipos de interés en los mercados son más bajos porque los mercados tienen más confianza ¿Por qué debería España estar forzada a pedir un rescate?", dijo.

"Es bueno que la opción esté ahí en el caso de que los mercados cambien de opinión", añadió.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha mantenido el suspense en torno a si pedirá un rescate además del bancario por hasta 100.000 millones de euros. Los inversores esperaban que España pidiera el rescate antes de finales de año, pero algunos creen ahora que podría posponerlo.

El Tesoro español colocó el jueves deuda por importe de 4.800 millones de euros en bonos a medio y largo plazo.

 
Los préstamos dados a los países en apuros de la zona euro se devolverán, pero la posibilidad de impago todavía se debe tener en cuenta, dijo el jueves a Reuters el jefe del fondo de rescate de la zona euro. En esta imagen de archivo, Klaus Regling, consejero delegado del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) tras una intervención en el Instituto Internacional de Estudios Estratéficos (IISS, en sus siglas en inglés) en Singapur, el 24 de agosto de 2012. REUTERS/Tim Chong