La UE triplica la previsión de caída del PIB en 2013, dice El País

martes 6 de noviembre de 2012 08:46 CET
 

MADRID (Reuters) - El Producto Interior Bruto de España sufrirá una contracción considerablemente mayor que lo esperado por el Gobierno en 2013 y volverá a crecer en 2014, según un borrador de la Comisión Europea publicado el martes por el periódico El País.

El diario dice que la Comisión Europea, que dará a conocer el miércoles sus previsiones oficiales, ve una caída del PIB en 2013 del 1,5 por ciento frente a un descenso del 0,3 por ciento en su análisis de primavera y el 0,5 por ciento que marca el Gobierno español para la economía el próximo año.

La información en poder de El País sitúa la contracción económica española en 2012 en el 1,6 por ciento, de acuerdo con la Comisión Europea, frente a una previsión anterior del -1,8 por ciento y un vaticinio oficial del -1,5 por ciento.

La economía española volvería al crecimiento desde 2014 con un avance del 0,5 por ciento.

Las cifras de déficit público contenidas en el borrador de la Comisión Europea al que tuvo acceso el diario también son más pesimistas que los pronósticos oficiales del ejecutivo español al situarse en el 8 por ciento en 2012, en el 6,0 por ciento en 2013 y en el 5,8 por ciento en 2014. Las previsiones del Gobierno para esos años son del 7,3 por ciento, del 4,5 por ciento y del 2,8 por ciento respectivamente.

Sin embargo, la Comisión Europea ve una mejora de la deuda de España respecto a las proyecciones oficiales y adelanta un ratio deuda/PIB del 83,7 por ciento del PIB en 2012, del 89,5 por ciento en 2013 y del 90,9 por ciento en 2014. El Gobierno español ha fijado la deuda del país en 2012 y 2013 en el 85,3 por ciento del PIB y el 90,5 por ciento, respectivamente.

 
El Producto Interior Bruto de España sufrirá una contracción considerablemente mayor que lo esperado por el Gobierno en 2013 y volverá a crecer en 2014, según un borrador de la Comisión Europea publicado el martes por el periódico El País. En la imagen, una bandera española ondea frente a la sede del Banco de Españaen Madrid, el 24 de septiembre de 2012. REUTERS/Sergio Pérez