Ladrones de plomo buscan iglesias británicas con Google Earth

viernes 3 de diciembre de 2010 11:45 CET
 

LONDRES (Reuters) - Ladrones en Gran Bretaña están usando Google Earth para encontrar techos de plomo en las iglesias del país para luego vender su botín en el lucrativo mercado de metales, dijo un portavoz de la Iglesia.

Alrededor de 8.000 establecimientos religiosos reclamaron a sus seguros por robo de plomo por un valor de 23 millones de libras (35,93 millones de dólares) durante los últimos tres años, indicó el comisario patrimonial de la Iglesia Tony Baldry durante un debate en Westminster Hall.

En muchos casos, las iglesias han reemplazado los techos pero sufrieron robos nuevamente, una de ellas en 14 ocasiones.

Muchas de las 16.000 parroquias de la Iglesia de Inglaterra están "protegidas", lo que otorga apoyo a los edificios de valor histórico.

"El efecto en la moral de los feligreses y las comunidades es devastador", dijo Baldry en comentarios publicados el jueves.

Las congregaciones creen que la policía se resiste a actuar, a pesar de la creciente evidencia sobre la participación de grupos organizados, lo que refleja el precio del plomo en los mercados de metales mundiales, agregó.

"Cuanto mayor es el precio del plomo, mayor es la cantidad de iglesias que sufren robos", explicó Baldry.

La desaceleración económica, sumada a los temores por las deudas soberanas en la zona euro, ha contribuido a que los inversores abandonen los activos en papel y elijan los metales básicos y preciosos.

El plomo actualmente se puede vender a 2.400 dólares por tonelada métrica en el mercado, desde menos de 900 dólares a fines del 2008.

Baldry pidió a la policía y a las autoridades locales que controlen los depósitos de chatarra y los registros.

"El robo de plomo es hoy una de las amenazas más graves para las parroquias de la Iglesia de Inglaterra", dijo.

"Este es un crimen que hay que tomarse seriamente. Noche tras noche, se está robando plomo de los techos de las iglesias y los ladrones ahora usan Google Earth para identificar sus objetivos", declaró.

El ministro del Interior, James Brokenshire, dijo que el Gobierno y la policía consideraban el caso seriamente.

"Hemos visto el significativo trastorno que el robo de metales causa en la infraestructura nacional crítica a lo largo y ancho del Reino Unido", indicó en el debate.

"Eso incluye las redes de electricidad y transporte, como el robo de cables de cobre, provocando la muerte y heridas graves a las personas involucradas", agregó.