Atlantia lanza una oferta por Abertis que no tendrá respuesta inmediata

lunes 15 de mayo de 2017 15:32 CEST
 

Por Francesca Landini y Carlos Ruano

MILÁN/MADRID (Reuters) - El operador italiano de autopistas Atlantia anunció el lunes la esperada oferta por su competidor Abertis que valora la española en 16.340 millones de euros y que podría requerir incluso meses antes de recibir respuesta.

En su intento de forjar la mayor concesionaria de autopistas del mundo, Atlantia ofrece 16,5 euros en efectivo por cada título de Abertis aunque reserva hasta un 23,2 por ciento de la oferta a pagar en acciones especiales (0,697 acciones de Atlantia por cada una de Abertis) que emitiría para la ocasión y que no serían líquidas hasta febrero de 2019.

Criteria, el principal accionista de Abertis, con un 22,5 por ciento del capital, parece a priori el destinatario de una poco habitual opción de pago en "acciones especiales", que otorgará a sus titulares la posibilidad de nombrar a tres nuevos consejeros en Atlantia.

En la oferta, considerada amistosa por la concesionaria controlada por la familia Benetton, hay otros guiños al grupo catalán como mantener a la española cotizada, preservar las dos sedes y el "personal clave" o analizar la posibilidad de que Abertis mantenga el control de la actividad en mercados clave.

PENDIENTE DE UN ACUERDO

Pero la oferta por ahora no está acordada y fuentes próximas a la operación dijeron que tanto Abertis como su principal accionista, Criteria, podrían necesitar "semanas" o meses antes de mostrar su opinión sobre la oferta.

"CriteriaCaixa acusa recibo de la oferta amistosa y la valorará con tiempo, con detenimiento y sin prisas", dijo un portavoz de Criteria.   Continuación...

 
El operador italiano de autopistas Atlantia anunció el lunes la esperada oferta por su competidor Abertis que valora la española en 16.340 millones de euros y que podría requerir incluso meses antes de recibir respuesta. Imagen del logo del grupo español Abertis en las afueras de su oficina principal en Madrid, España, tomada el 1 de junio de 2016. REUTERS/Sergio Perez