Telefónica recorta el dividendo para destinar su mayor caja a reducir deuda

jueves 27 de octubre de 2016 13:08 CEST
 

Por Andrés González y Adrian Croft

MADRID/LONDRES (Reuters) - Por segunda vez en cuatro años, Telefónica tomó una decisión drástica para retomar las riendas de sus finanzas y mandar un mensaje al mercado al recortar su dividendo, aprovechando la mayor generación de caja para reducir deuda.

El grupo dijo que pagará 0,55 euros por acción con cargo a los resultados de 2016, de los que 0,35 euros serán en scrip en noviembre y 0,2 euros por acción en efectivo. Los resultados de 2017 pagarán 0,4 euros por acción totalmente en efectivo.

Antes, la remuneración anual ascendía a 0,75 euros por acción, de los que 0,35 euros eran en acciones.

Esta estrategia permitirá al operador aprovechar un mayor porcentaje (en torno al 50 por ciento) de los 4.000 millones de euros de flujo de caja que espera generar en 2016 para reducir deuda, que ha bajado a 49.984 millones de euros frente a los 52.568 millones de junio 2016. Con la anterior política, el dividendo habría drenado unos 2.400 millones de euros.

Tras las frustradas ventas de O2 y Telxius, Telefónica debía recuperar el control de su balance y ejecutar acciones que no estuvieran en manos de terceros para bajar su apalancamiento.

También ha modificado su objetivo de ratio deuda/Ebitda. Alcanzar 2,35 veces en 2017 ya no es una meta en si misma, sí lo es mantener el rating.

"Seguimos vigilando el proceso de desapalancamiento de Telefónica. El recorte del dividendo anunciado hoy es realmente otro paso hacia preservar la caja y reducir la deuda", dijo el analista de Moody's Carlos Winzer.

El grupo superó ligeramente las expectativas del mercado con unos ingresos de 13.080 millones de euros y un Ebitda de 4.175 millones gracias al buen comportamiento orgánico sobre todo de Brasil y a un margen operativo en expansión hasta el 31,9 por ciento en el trimestre.   Continuación...

 
Por segunda vez en cuatro años, Telefónica tomó una decisión drástica para retomar las riendas de sus finanzas y mandar un mensaje al mercado al recortar su dividendo, aprovechando la mayor generación de caja para reducir deuda. En la imagen de archivo, el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante la junta de accionistas de la compañía en Madrid, el 12 de mayo de 2016. REUTERS/Sergio Pérez