España y África impulsan las cuentas de Orange a septiembre

martes 25 de octubre de 2016 13:55 CEST
 

Por Mathieu Rosemain y Gwénaëlle Barzic

PARÍS (Reuters) - El operador francés Orange batió el jueves las expectativas respecto a su resultado operativo gracias a que el fuerte crecimiento de España y África compensó la caída de ingresos en su mercado doméstico, donde la competencia en el mercado móvil está golpeando sus márgenes.

Las acciones subían un 4,6 por ciento a 14,74 euros liderando el índice francés CAC 40.

El ex monopolio estatal, que genera la mitad de sus ventas en Francia, está expandiéndose internacionalmente y prevé ofrecer nuevos servicios bancarios mientras intenta proveer de unos contenidos televisivos más ricos a sus clientes de banda ancha.

La llegada de la filial de Iliad Free Mobile a Francia en 2012 produjo una guerra de precios cuyos efectos todavía se sienten en los resultados finalizados en septiembre.

Orange obtuvo un descenso del 0,6 por ciento en sus ingresos en Francia pese a que las altas netas sumaron 187.000 en telefonía móvil y 134.000 en contratos de banda ancha fija.

"No hemos ofrecido promociones en el tercer trimestre", dijo el director financiero Ramón Fernández a periodistas sobre el mercado francés. "Las agresivas políticas promocionales que hemos visto aquí no se corresponden con lo que queremos ver", añadió.

El beneficio operativo trimestral creció en un 1,6 por ciento en base comparable a 3.600 millones de euros, ligeramente por encima de lo previsto en un sondeo de Reuters, que apuntaba a 3.580 millones.

Varios analistas apuntaron a la buena operativa de Orange en España, donde tiene ahora más clientes de banda ancha que en Francia, y al crecimiento en número de clientes en su país de origen como factores que estaban impulsando a la acción.   Continuación...

 
El operador francés Orange batió el jueves las expectativas respecto a su resultado operativo gracias a que el fuerte crecimiento de España y África compensó la caída de ingresos en su mercado doméstico, donde la competencia en el mercado móvil está golpeando sus márgenes. En la imagen, un logo de Orange en una tienda en Niza, Francia.    REUTERS/Eric Gaillard/File Photo