Telefónica debe mostrar su estrategia con el dividendo en el punto de mira

viernes 21 de octubre de 2016 12:13 CEST
 

Por Andrés González

MADRID (Reuters) - Apenas cuatro años después de cancelar el dividendo en una decisión histórica que levantó ampollas, Telefónica necesita encontrar un equilibrio para convencer al mercado y a las agencias de rating con una nueva estrategia que reduzca su deuda sin recortarlo.

En sus 200 días en el cargo, el primer presidente "de la casa" en el antiguo monopolio, José María Álvarez-Pallete, ha visto torpedeadas las medidas para poner en orden las finanzas de un "elefante" con 52.500 millones de euros de deuda.

"En el primer día en mi nuevo despacho, la primera noticia que me dieron fue que no salía lo de O2 (...) luego me dijeron que no saldría el Brexit ni de broma, y salió (...) ahora, la marcha de la compañía va mejor, la tendencia del negocio: el flujo de caja, los clientes, la inversión", explicó Pallete en un encuentro con periodistas en septiembre antes de verse obligado a cancelar la OPV de Telxius por falta de demanda.

El impulso operativo al que se refiere el ejecutivo, acostumbrado a dosificar energías por su afición a las maratones, se concreta en una mejora del flujo de caja por primera vez en siete años.

Los analistas estiman un cash flow libre de 4.000 millones de euros para este año y el que viene, pero un 60 por ciento de esta cantidad se va por el desagüe de los dividendos y no parece suficiente para cumplir con la meta de reducir deuda en unos 12.000 millones de euros para 2017.

Con 0,75 euros por acción, Telefónica tiene la rentabilidad por dividendo más alta del Ibex-35, un 8,3 por ciento. Paga 0,40 euros en efectivo y 0,35 euros en scrip, que implica una menor salida de caja. Pagar el dividendo completo en acciones le permitiría ahorrar casi 3.000 millones de euros año.

Sin tocar la política de remuneración y con un ritmo inversor como el actual, de unos 9.000 millones al año, la caja libre se limita a un máximo de 3.200 millones de euros para repagar deuda en dos años.

Aunque ha sido un mantra en la historia de la compañía, las recientes adversidades y la situación de los mercados pueden complicar la estrategia de desapalancamiento del gigante y podrían obligarle a echar mano del dividendo, la única opción 100 por cien en sus manos.   Continuación...

 
Apenas cuatro años después de cancelar el dividendo en una decisión histórica que levantó ampollas, Telefónica necesita encontrar un equilibrio para convencer al mercado y a las agencias de rating con una nueva estrategia que reduzca su deuda sin recortarlo. Imagen de un hombre debajo de un logo de Telefonica en la sede de la compañía en Madrid, España, el 26 de febrero de 2016.  REUTERS/Juan Medina/Foto de archivo