La libra se derrumba repentinamente a mínimo de 31 años antes de recuperarse

viernes 7 de octubre de 2016 12:54 CEST
 

Por Anirban Nag

LONDRES (Reuters) - La libra esterlina se desplomó el viernes a un mínimo de 31 años en cuestión de minutos, en lo que operadores calificaron de "flash crash" provocado por órdenes de venta lanzadas por ordenador que dejaron a la moneda camino de su peor semana desde el voto del Brexit en junio.

La libra lleva bajo presión durante la mayor parte de esta semana ante la creciente ansiedad por un "Brexit duro". El viernes, se hundió en torno a un 10 por ciento desde niveles de alrededor de 1,2600 dólares a 1,1378 dólares en cuestión de segundos, en la contratación durante la madrugada asiática.

Sin embargo, Thomson Reuters, propietaria de la plataforma de divisas RTSL, dijo que una operación había sido cancelada y que el mínimo se había revisado a 1,1491 dólares, aun así el nivel más bajo para la libra esterlina desde 1985.

La caída en Asia se produjo después de que el presidente francés, François Hollande, dijera que la UE necesita mantenerse firme con el Reino Unido, ante la aparente intención de la primera ministra, Theresa May, de optar por una salida más dura de Europa.

"Por supuesto, algunos en el mercado pueden ver la volatilidad de la libra esterlina durante la noche como el resultado de que el presidente francés Hollande haya exigido dureza en las negociaciones para el Brexit", dijo Hans Redeker, jefe de estrategia cambiaria de Morgan Stanley.

"El nuevo gobierno británico de May parece haber elegido un rumbo económico que podría tener riesgos sustanciales".

Después de una movida sesión en Asia, la libra esterlina se recuperó y se cambiaba por 1,2440 dólares, perdiendo un 1,4 por ciento en el día. El euro también subió a 94,03 peniques, su nivel más alto desde principios de 2009, antes de retroceder a 89,33 peniques, lo que supone un alza del 1 por ciento. Todo esto hacía caer a la libra un 1,3 por ciento frente a una cesta de las principales divisas, hasta 74,9, su nivel más bajo desde enero de 2009.

Los mercados internacionales han estado en tensión en los últimos días por las preocupaciones sobre la salida de Reino Unido de la UE y por los comentarios de May sobre la política monetaria laxa, que algunos vieron como un ataque apenas velado al Banco de Inglaterra.

Muchos inversores creen que el gobierno de May se está inclinando hacia un "Brexit duro", en el que Reino Unido renuncia al pleno acceso al mercado único con el fin de imponer un control total sobre sus fronteras. Algunos temen que eso podría obstaculizar el comercio y limitar la inversión extranjera necesaria para financiar el enorme déficit de cuenta corriente británico, uno de los mayores del mundo desarrollado.

 
La libra esterlina se desplomó el viernes a un mínimo de 31 años en cuestión de minutos, en lo que operadores calificaron de "flash crash" provocado por órdenes de venta lanzadas por ordenador que dejaron a la moneda camino de su peor semana desde el voto del Brexit en junio. En la imagen, una persona que trabaja en un banco cuenta billetes en una oficina de Kasikornbank en Bangkok, Tailandia, 12 de octubre de 2010.  REUTERS/Sukree Sukplang/File Photo