Telefónica cancela colocación de Telxius ante la apatía de la demanda

jueves 29 de septiembre de 2016 20:13 CEST
 

Por Andrés González

MADRID (Reuters) - La falta de apetito inversor forzó el miércoles Telefónica a cancelar la salida a bolsa de su filial de infraestructuras Telxius al no despertar suficiente apetito inversor durante el periodo de prospección de la demanda.

El fracaso de la OPV de Telxius eleva aun más la presión sobre Telefónica para buscar alternativas con las que reducir sus más de 52.500 millones de euros de deuda mientras sigue bajo la atenta mirada de las agencias de calificación crediticia.

Con la colocación, la operadora buscaba captar al menos 1.200 millones de euros mediante la venta de hasta el 40 por ciento del capital de Telxius a un mínimo de 12 euros por acción, pero la demanda apuntaba incluso a un precio inferior.

"Telefónica, de común acuerdo con las Entidades Coordinadoras Globales, ha decidido desistir de la mencionada Oferta, por no considerar adecuada la valoración de la compañía Telxius implícita en las órdenes de compra recibidas", dijo el grupo en un hecho relevante al regulador.

La filial, que registró un Ebitda de 323 millones de euros en 2015, tenía previsto repartir como dividendo unos 70 millones de euros en 2017, según el folleto de la operación.

Pero esta atractiva política de dividendos no fue suficiente para resolver las dudas de los inversores, centradas sobre todo en el negocio de cables submarinos, que supone el 60 por ciento del Ebitda de Telxius y que no tiene comparables cotizados.

El grupo dijo que seguirá analizando "alternativas estratégicas" para Telxius, lo que podría incluir una eventual venta parcial.

  Continuación...

 
La falta de apetito inversor forzó el miércoles Telefónica  a cancelar la salida a bolsa de su filial de infraestructuras Telxius al no despertar suficiente apetito inversor durante el periodo de prospección de la demanda. En la imagen de archivo, el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante la junta de accionistas de la compañía en Madrid, el 12 de mayo de 2016. REUTERS/Sergio Pérez