Microsoft conserva una parte positiva del legado de Steve Ballmer

domingo 25 de septiembre de 2016 16:37 CEST
 

Por Robert Cyran

(El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son propias)

Al menos Microsoft está conservando una de las partes positivas del legado de Steve Ballmer. El titán de la tecnología, ahora dirigido por Satya Nadella, dijo el pasado martes que elevará su dividendo al tiempo que daba a conocer un nuevo plan de recompra de acciones por valor de 40.000 millones de dólares. El predecesor de Nadella estuvo siempre en la vanguardia de las grandes compañías de tecnología que devuelven fondos a los accionistas. Aunque Microsoft también se ha aferrado al estilo desenfrenado de Ballmer en materia de adquisiciones, todavía alcanza para repartir capital. Bajo las riendas de Ballmer entre 2000 y 2014, Microsoft se embarcó en una serie de adquisiciones costosas que erosionaron valor, entre ellas la de firma de publicidad digital aQuantive y el negocio de teléfonos de Nokia. Desgraciadamente, la tradición ha continuado. El año pasado, Nadella ofreció 55.000 millones para comprar Salesforce.com. Admirablemente Microsoft se contuvo y no elevó el precio hasta alcanzar las exigencias de su contraparte, pero posteriormente pagó 2.600 millones de dólares, con una prima del 50 por ciento, por LinkedIn. Las ventajas económicas del acuerdo están aún por ver. Ballmer también merece elogios, sin embargo, por popularizar un tratamiento de los accionistas mucho más generoso en el mundillo tecnológico. Además de empezar a pagar dividendo en 2003 - una rareza en la industria en aquel entonces - Microsoft anunció entonces un dividendo extraordinario de 32.000 millones de dólares y un programa de recompra de 30.000 millones de dólares en 2004. En 2008 y 2013 las recompras de acciones (que suponen una remuneración indirecta para los accionistas cuando se eliminan títulos y por lo tanto se da más valor a los que quedan en circulación) fueron de 40.000 millones de dólares. Y a diferencia de muchos otras empresas, Microsoft hizo efectiva las compras que anunció. Más tarde Cisco y Oracle introdujeron sus propios dividendos y recompras. Apple compra ahora más acciones propias que Microsoft. En los círculos tecnológicos, los sistemas heredados suelen detestarse. En este caso, la tradición de Microsoft es bienvenida.

(En Twitter twitter.com/rob_cyran)