28 de julio de 2016 / 7:44 / hace un año

El turismo reduce la tasa de paro a niveles no vistos desde 2010

La tasa de paro se redujo en España al 20 por ciento en el segundo trimestre, por debajo del 21 por ciento de tres meses antes, y la más baja en casi 6 años, en un periodo habitualmente positivo para el mercado laboral. En la imagen dos hombres se abrazan mientras esperan a entrar en una oficina de empleo en Málaga, España, el 4 de julio de 2016. REUTERS/Jon Nazca

MADRID (Reuters) - A pesar de que el país entra en su séptimo mes con un gobierno en funciones, el impulso del turismo permitió aliviar ligeramente el mayor desequilibrio y amenaza de la economía española, el paro, reduciendo la tasa de desempleo en el segundo trimestre a niveles no vistos desde el verano de 2010.

Según datos publicados el jueves por el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de paro se redujo en el segundo trimestre al 20 por ciento, un punto por debajo del primero y el registro más bajo en casi seis años.

La contratación ligada al inicio de la temporada de verano en el tercer destino turístico del mundo, con 25 millones de turistas entre enero y mayo, permitió superar las previsiones de los analistas, que apuntaban a una tasa de paro superior a la del primer trimestre, de alrededor del 20,4 por ciento.

Analistas de Banc Sabadell dijeron que el resultado reafirma la estimación de que el año puede acabarse con una tasa próxima al 19,7 por ciento estimada por el gobierno en funciones.

Según la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada el jueves, el número de parados bajó en el trimestre en 216.700 personas (–4,52 por ciento) para situarse en 4,574 millones de personas.

El número de ocupados se incrementó en 271.400 personas - casi un 84 por ciento concentrado en el demandante sector de los servicios, habitualmente de carácter temporal y con bajos salarios - en el segundo trimestre de 2016 respecto al trimestre anterior. En el cómputo interanual, la creación de empleo es de 434.400.

Aunque las empresas siguieron aumentando la contratación en el marco de la continuación de la recuperación económica del país - el sector privado creó 294.600 empleos en el trimestre frente a una destrucción de empleo público que afectó a 23.200 personas - la temporalidad sigue siendo la norma.

De los 252.700 nuevos empleos por cuenta ajena creados en el trimestre, 166.300 fueron contratados como temporales. En un panorama político de extrema división, la necesidad de reducir la temporalidad del empleo es uno de los pocos elementos coincidentes.

Instituciones como el Banco de España o la Comisión Europea han advertido en repetidas ocasiones sobre la excesiva dependencia del país de la contratación temporal.

Pero ni atajar la dualidad ni modificar otros posibles aspectos de las normas laborables parece una posibilidad cercana habida cuenta de la dificultad que todavía encuentran los grupos políticos para formar gobierno tras dos citas electorales sin mayorías suficientes.

Aunque la parálisis política no está teniendo un gran efecto aparente sobre la economía como consecuencia de la inercia de la recuperación económica, para muchos el empleo sigue siendo la principal amenaza interna para el crecimiento.

“Pese al descenso, el desempleo representa el mayor riesgo para la recuperación”, dijo Cheers Raj Badiani, economista senior de IHS Global Insight. “El aún disperso panorama político tras unas segundas elecciones no concluyentes es una barrera de primer orden para profundizar en la reforma laboral”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below