Zegona sigue negociando para conseguir apoyo minoritarios para compra Yoigo

lunes 20 de junio de 2016 19:00 CEST
 

LONDRES/MADRID (Reuters) - La firma de inversión británica Zegona dijo el lunes que continuará negociando con los accionistas minoritarios para poder comprar Yoigo, después de alcanzar un acuerdo con Telia, el mayor accionista del operador móvil español.

Zegona, creada por antiguos ejecutivos de Virgin Media para la compra y gestión de empresas del sector tecnológico y de comunicación europeas, ha mantenido conversaciones durante tres meses por la adquisición de Yoigo.

El lunes dijo que había alcanzado un acuerdo con Telia (76,56 por ciento de Yoigo) para la compra de Yoigo pero que todavía no ha logrado un acuerdo con los accionistas españoles, ACS, que tiene un 17 por ciento, FCC con un 3,44 por ciento y Abengoa con un 3 por ciento.

ACS tiene valorada su participación en 198 millones de euros, según las cuentas anuales del grupo, lo que equivaldría a 1.164 millones por el 100 por cien de Yoigo, muy lejos del precio de entorno de 500 millones que, según medios, habría ofrecido Zegona. Por su parte, FCC ha provisionado más y tiene un valor para el grupo de telecomunicaciones de alrededor de 325 millones de euros.

Esto podría obligar a la constructora presidida por Florentino Pérez a realizar una provisión multimillonaria.

A esto se une que los cuatro accionistas tienen otorgados créditos participativos a favor de Yoigo, lo que dificulta aun más las negociaciones, según fuentes conocedoras de la operación.

ACS tiene un préstamo de 129 millones de euros con Yoigo, FCC de 24 millones de euros y Abengoa de 21 millones de euros mientras que Telia tiene unos 500 millones.

OFERTA COMPETIDORA Y SUPERIOR DE MASMOVIL   Continuación...

 
La firma de inversión británica Zegona dijo el lunes que continuará negociando con los accionistas minoritarios para poder comprar Yoigo, después de alcanzar un acuerdo con Telia, el mayor accionista del operador móvil español. Imagen de archivo de una tienda de Yoigo en Madrid. REUTERS/Andrea Comas