Tras el Brexit: Hoja de ruta para un salto al vacío

domingo 19 de junio de 2016 15:18 CEST
 

Por Alastair Macdonald

BRUSELAS (Reuters) - Amanecer del próximo viernes. Los votos están ahí. Los británicos han hablado en el referéndum sobre su pertenencia a la Unión Europea y quieren salir. Es un escenario que los líderes europeos están contemplando mientras rezan para que no suceda.

Funcionarios y fuentes diplomáticas explican que reuniones secretas en Bruselas y alrededor de Europa revelan enormes incertidumbres sobre qué pasará si el voto conduce a lo que el primer ministro británico ha denominado como "un salto al vacío" aunque también no pocas preocupaciones sobre si el resultado mantiene al Reino Unido dentro del bloque.

A continuación, ofrecemos una hoja de ruta en bruto para Europa después del 23 de junio, basada en conversaciones con diplomáticos y funcionarios, pocos de los cuales quieren ser citados por temor a inflamar el debate en el Reino Unido:

DÍA UNO - VIERNES, 24 JUNIO, LAS TRES "ERRES" O MÁS

Las urnas cierran a las 10 p.m. (2100 GMT). No están previstas encuestas a pie de urna, pero el recuento nocturno debería conocerse cuando amanezca en Bruselas.

Más allá del resultado, ya hay grandes imponderables. Cameron dice que notificará a la UE de inmediato si el Reino Unido se marcha. Pero este anuncio podría tomar unos días. Si pierde, aumentará la presión dentro de su dividido partido conservador para que dimita, lo que también podría pasar incluso si gana.

Los mercados financieros estarán dominados por la volatilidad. Tanto el Banco de Inglaterra como el Banco Central Europeo tienen planes de contingencia para lidiar con un eventual "shock por el Brexit" en la libra esterlina y el euro.   Continuación...

 
El futuro del Reino Unido y la Unión Europea se decidirá en las próximas semanas en función del resultado del referéndum británico sobre su permanencia o no en el bloque. Diplomáticos y funcionarios dan su opinión. En la imagen, un simpatizante del movimiento por la salida de la UE en Londres, el pasado 28 de mayo. REUTERS/Neil Hall