Arabia Saudí promete no agitar los mercados al inicio de la reunión de la OPEP

jueves 2 de junio de 2016 12:58 CEST
 

Por Reem Shamseddine y Rania El Gamal y Alex Lawler

VIENA (Reuters) - Arabia Saudí prometió el jueves no agitar los mercados petroleros al comienzo de un acalorado debate de la OPEP sobre su política de producción, mientras que Irán insistió en su derecho a elevar abruptamente sus niveles de bombeo.

Las tensiones entre el reino musulmán suní y la república islámica, de mayoría chií, han sido uno de los puntos destacados en varias reuniones anteriores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), particularmente la más reciente en diciembre, cuando el grupo no pudo fijar un objetivo formal de producción por primera vez en años.

Varias fuentes dijeron que Arabia Saudí y sus aliados del Golfo Pérsico propondrán establecer un techo a la producción de crudo en un intento por restablecer la importancia del cártel.

"Vamos a ser muy moderados en nuestro enfoque y nos aseguraremos de no agitar al mercado de manera alguna", dijo el nuevo ministro de Energía de Arabia Saudí, Khalid al-Falih, a la prensa antes del comienzo de la reunión en Viena.

Consultado sobre si Riad propondrá la creación de un nuevo techo colectivo de producción, dijo: "Haremos eso cuando sea necesario". Falih añadió que escuchará cualquier propuesta que Irán ponga sobre la mesa.

Un eventual acuerdo entre Riad y Teherán sería visto como una gran sorpresa por el mercado, que en los últimos dos años se ha acostumbrado cada vez más a los enfrentamientos entre los dos enemigos políticos.

Arabia Saudí frustró en abril los planes de congelar la producción global de crudo que buscaban estabilizar al mercado petrolero. Riad dijo entonces que se sumaría al acuerdo, en el que también habría participado Rusia -que no integra la OPEP-, sólo si Teherán acordaba congelar el bombeo.

En el último año, Teherán ha sido el mayor obstáculo para que la OPEP alcance un acuerdo sobre su política de bombeo, después de que el país elevó su oferta pese a los llamamientos de otros miembros a congelar la producción. Argumenta que se le debe permitir llevar su extracción hasta los niveles previos a las sanciones globales por su programa nuclear, ya removidas.   Continuación...

 
Arabia Saudí prometió el jueves no agitar los mercados petroleros al comienzo de un acalorado debate de la OPEP sobre su política de producción, mientras que Irán insistió en su derecho a elevar abruptamente sus niveles de bombeo. En la imagen, el ministro saudí de petróleo, Khalid al-Falih  (izquierda) habla con periodistas antes de la reunión de la OPEP en Viena, el 2 de junio de 2016.   REUTERS/Leonhard Foeger