DIA se dispara en bolsa tras reiterar expectativas en España y Portugal

jueves 12 de mayo de 2016 12:47 CEST
 

Por Emma Pinedo

MADRID (Reuters) - El grupo de distribución DIA subía en bolsa más de un 8 por ciento el jueves tras confirmar que prevé poner fin en el segundo trimestre a más de tres años de descensos de las ventas en espacio comparable en España y Portugal, su principal mercado.

El consejero delegado de la empresa, Ricardo Currás, reiteró en una conferencia un objetivo que los expertos consideran un punto de inflexión para la empresa, en unos mercados que suponen un 66 por ciento de sus ventas.

"Hemos empezado el año con fuerza", dijo Ricardo Currás a los analistas para explicar los resultados del primer trimestre.

DIA está inmerso en un proceso de remodelación de algunos de sus formatos, para incorporar más surtido y productos frescos, con el objetivo de recuperar ventas a espacio constante tras basar su crecimiento reciente en la apertura de más tiendas y compras inorgánicas.

En el primer trimestre del año, la tendencia en ventas en el mismo espacio continuó una progresiva mejora, aunque no llegó a situarse en terreno positivo (-0,3 por ciento) debido a la celebración de la Semana Santa en marzo.

"Los resultados y conferencia de hoy ciertamente aportaron garantías en muchos frentes. En el asunto clave de ventas en espacio comparable en Iberia, la empresa reiteró su previsión (...). (Además) El satisfactorio y robusto margen de ebitda en Iberia se prevé que continúe todo año", dijeron analistas de Barclays en una nota a clientes.

A las 12.29 horas, DIA subía un 8,4 por ciento a 5,190 euros, con un volumen muy superior a la media registrada en las últimas sesiones.

  Continuación...

 
El grupo de distribución DIA subía en bolsa más de un 8 por ciento el jueves tras confirmar que prevé poner fin en el segundo trimestre a más de tres años de descensos de las ventas en espacio comparable en España y Portugal, su principal mercado. En la imagen, varias personas salen de de un supermercado de DIA en Madrid, el 23 de febrero de 2015. REUTERS/Andrea Comas