28 de abril de 2016 / 7:27 / hace un año

El mercado laboral no despega pese al crecimiento económico

MADRID (Reuters) - Tras cerrar 2015 en su nivel más bajo en más de cuatro años, la tasa de paro en España volvió a subir ligeramente en el arranque de 2016 por la destrucción de empleo sobre todo en el sector servicios, demostrando la lenta recuperación del mercado laboral pese al sólido crecimiento económico del país.

Tras cerrar 2015 en su nivel más bajo en más de cuatro años, la tasa de paro en España volvió a subir ligeramente en el arranque de 2016 por la destrucción de empleo sobre todo en el sector servicios, demostrando la lenta recuperación del mercado laboral pese al sólido crecimiento económico del país.. En la imagen de archivo, un grupo de personas espera para entrar en una oficina de empleo en Málaga. REUTERS/Jon Nazca

Según datos publicados el jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de paro se situó en el 21 por ciento de la población activa, una décima más que al término de 2015, al afectar a 4,79 millones de personas.

El número de parados subió en el primer trimestre en 11.900 personas, mientras que se destruyeron 64.600 puestos de trabajo, en unos meses que coincidieron con la finalización de los contratos asociados a la temporada navideña pero que contó con el impulso de la Semana Santa.

La sólida expansión de la economía española -creció un 3,2 por ciento en 2015- no fue suficiente para reducir la elevada tasa de paro, que lleva cinco años y medio por encima del 20 por ciento y es la segunda más alta de Europa después de Grecia.

“La recuperación se está basando demasiado en los servicios, donde la reacción ante la estacionalidad es muy acentuada”, dijo Àngels Valls, profesora en ESADE, subrayando que los resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA) reflejaban la caída de los empleos temporales y en el tercer sector.

BUENAS CIFRAS INTERANUALES Y DESESTACIONALIZADAS

Los datos de destrucción de empleo en el primer trimestre de la democracia con un gobierno en funciones mostraron sin embargo una mejoría con respecto a años anteriores, al ser la menor caída de ocupados para un primer trimestre desde 2007. Además, en términos desestacionalizados, el empleo incluso creció, un 0,87 por ciento, encadenando diez trimestres consecutivos al alza.

La cifra de desempleados también mejora si no se tienen en cuenta los efectos del calendario, ya que el paro registró en el período un descenso del 2,74 por ciento, sumando 12 trimestres seguidos de reducción.

Estas cifras, junto a la mejora significativa con respecto a hace un año -con 574.800 ocupados más y 653.200 parados menos-, llevaron al presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, a hacer una lectura positiva de la EPA.

“La Legislatura apenas ha existido pero hoy la cerramos con un dato positivo, el de la EPA, y es que en el último año 575.000 personas han encontrado trabajo y 600.000 han salido del paro. Vamos por tanto en la buena dirección”, dijo en los pasillos del Congreso.

Las previsiones que el Ejecutivo enviará a Bruselas recogen creación de 470.000 puestos de trabajo al año en el período 2016-2019.

CRÍTICAS SINDICALES

Los sindicatos consideraron que las cifras publicadas por el INE significaban más paro, más precariedad y menos protección social, y dijeron que perfilaban un mercado laboral de baja calidad.

“Las cifras muestran que la recuperación del empleo es inestable y viene de la mano de la precariedad, con empleo de escasa calidad y bajas remuneraciones”, dijo UGT en un comunicado.

La mayoría de los puestos de trabajo se perdieron en el sector de servicios, aunque mucho menos que en el mismo periodo de hace un año, mientras que la industria ganó empleados.

Además, la caída del empleo se debió exclusivamente al sector privado, que perdió 82.100 trabajadores, mientras que en el sector público creció en 17.600 personas.

Durante los tres primeros meses del año continuó además la disminución de la población activa, algo repetido desde el estallido de la crisis, hasta situarse los que están trabajando o en disposición de trabajar en el 59,29 por ciento. En el último año la población activa se ha reducido en 78.400 personas.

“Esperamos que el hecho de que haya una nueva convocatoria electoral no se traduzca en un parón y permita mantener el ritmo constante en la generación de empleo”, dijo Lorenzo Amor, presidente de la asociación de autónomos ATA, sobre la parálisis política en la que lleva inmersa el país desde las elecciones del pasado diciembre, que se alargará con la previsible vuelta a las urnas en junio.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below