Santander presenta resultados mejores que los previstos, se anota un tanto en España

miércoles 27 de abril de 2016 11:38 CEST
 

MADRID (Reuters) - Banco Santander registró un descenso del 4,9 por ciento en su beneficio neto del primer trimestre del año, lastrado por la debilidad del real brasileño, aunque el resultado se situó por encima de las previsiones de los analistas.

En una nota al regulador bursátil, el mayor banco de la eurozona por capitalización bursátil dijo que el beneficio se situó en 1.633 millones de euros, frente a los 1.503 millones esperados por los analistas.

Brasil, que atraviesa su peor recesión en décadas, supone cerca de una quinta parte del beneficio de Santander y la depreciación de divisas en este y otros mercados, como Reino Unido, perjudicó las cuentas del banco al convertirlos a euros.

Sin el efecto de tipo de cambio, el beneficio hubiera subido un 8 por ciento, destacó el banco en su nota de prensa.

El margen de intereses (la diferencia entre lo que cobra por prestar y sus costes de financiación) cayó un 5,2 por ciento a 7.624 millones, frente a los 7.648 millones de euros estimados por los analistas, mientras que el margen antes de provisiones se situó en 5.572 millones, frente a los 5.549 millones esperados.

En la bolsa, los resultados fueron acogidos favorablemente y, a media mañana, las acciones de la entidad subían un 2,45 por ciento en un mercado ligeramente alcista.

CUENTA REMUNERADA EN ESPAÑA

Pese al entorno de tipos ultrabajos, la entidad decidió lanzar en España, su tercer mercado más importante después de Reino Unido y Brasil, una cuenta remunerada denominada "cuenta 1/2/3", que ya suma mas de un millón de clientes al ritmo de 100.000 nuevas cuentas al mes.   Continuación...

 
Banco Santander registró un descenso del 4,9 por ciento en su beneficio neto del primer trimestre del año, lastrado por la debilidad del real brasileño, aunque el resultado se situó por encima de las previsiones de los analistas. En la foto, una filial de Santander en Nueva York el 4 de abril de 2016. REUTERS/Shannon Stapleton