Orange no analiza grandes operaciones transfronterizas

martes 26 de abril de 2016 14:31 CEST
 

Por Mathieu Rosemain y Gwénaëlle Barzic

PARÍS (Reuters) - Orange no está analizando actualmente comenzar cualquier conversación de fusión con sus principales rivales en Europa tras el fracaso a principios de mes de un acuerdo con Bouygues para crear un operador dominante en Francia.

La operación con Bouygues habría reducido a tres el número de operadores en Francia y probablemente habría acabado con la guerra de precios iniciada en 2012 con la llegada de la filial de bajo coste de Illiad, Free Mobile.

El colapso del acuerdo ha hecho surgir las preguntas sobre qué hará Orange. Ha habido mucha especulación durante los últimos años respecto a una fusión multimillonaria entre Orange y otros grandes del sector en Europa como Deutsche Telekom y Telecom Italia.

"No hay absolutamente ningún proyecto en el que se esté trabajando con la vista puesta en ningún incumbente europeo", dijo el director financiero Ramón Fernández en una conferencia con analistas tras la publicación de resultados del primer trimestre.

También afirmó que las conversaciones para una fusión en Francia probablemente se reanudarán "en algún momento" sin dar un calendario.

Las acciones de Orange llegaron a subir casi un 3 por ciento tras los comentarios de Fernández. Después se relajaron hasta un alza del 0,64 por ciento, valorando la compañía con sede en París en alrededor de 39.050 millones de euros.

"Se trata de una señal bastante buena", dijo Jacques de Greling, analista de Natixis.

"Un acuerdo con otro operador de telecomunicaciones tradicional significa un acuerdo transfronterizos, sin sinergias. Esto habría dado lugar a una muy mala asignación del capital".   Continuación...

 
El mayor operador de telecomunicaciones de Francia, Orange, dijo el martes que el beneficio operativo del primer trimestre se vio afectado por costes laborales extraordinarios por un total de cerca de 200 millones de euros. En la imagen, un logo de Orange en un centro comercial en Niza,el 8 de marzo de 2016. REUTERS/Eric Gaillard/File Photo