Oracle y Google no logran resolver demanda sobre Android antes de nuevo juicio

sábado 16 de abril de 2016 12:28 CEST
 

Por Dan Levine

SAN FRANCISCO (Reuters) - Oracle Corp y la filial Google de Alphabet no alcanzaron un acuerdo para resolver una prolongada disputa relativa a derechos de autor sobre el sistema operativo Android antes del inicio de un nuevo juicio previsto para mayo, según expedientes judiciales.

El caso se refiere a la protección de los derechos de autor que debe recibir el lenguaje de programación Java, que fue utilizado por Google para diseñar Android.

Oracle pide miles de millones de dólares en derechos de autor por el uso que Google hizo del lenguaje Java, mientras que el gigante de Internet sostiene que debería poder utilizar Java sin pagar una comisión.

En un juicio de 2012 en una corte federal de San Francisco, el jurado se declaró en un punto muerto respecto a la defensa de uso justo de Google. Ambas compañías participaron el viernes en una conferencia ordenada por el tribunal para buscar un acuerdo frente a un juez en San Jose, California, en un intento por evitar el nuevo juicio el próximo mes.

El presidente ejecutivo de Google, Sundar Pichai, y su homóloga de Oracle, Safra Catz, asistieron a la reunión, pero las negociaciones no tuvieron éxito, dijo el juez estadounidense Paul Grewal en un breve comunicado.

"Después de un intento previo por resolver este caso fallido, la corte observó que algunos casos sólo deben ser sometidos a juicio", escribió Grewal. "Este caso aparentemente debe ser juzgado dos veces", agregó.

No fue posible contactar inmediatamente a representantes de ambas compañías para que realizaran comentarios.

 
Oracle Corp y la filial Google de Alphabet no alcanzaron un acuerdo para resolver una prolongada disputa relativa a derechos de autor sobre el sistema operativo Android antes del inicio de un nuevo juicio previsto para mayo, según expedientes judiciales. En esta imagen de archivo, un logo de Google en la sede del centro europeo de ingeniería de la compañía en  Zurich el 16 de abril de 2015.  REUTERS/Arnd Wiegmann