Santander se encamina a nueva suspensión de test de estrés en EEUU

viernes 8 de abril de 2016 15:46 CEST
 

Por Jesús Aguado

MADRID (Reuters) - Santander previsiblemente se ganará el dudoso honor de ser el único banco que suspenda las pruebas de la Reserva Federal por tercer año consecutivo, pese a los esfuerzos por mejorar los controles en su filial de Estados Unidos, dijeron fuentes bancarias y analistas.

Las entidades financieras entregaron esta semana sus planes de gestión de capital y riesgo al banco central, que publicará los resultados para finales de junio.

Para los gestores de Santander, su poco rentable negocio en Estados Unidos es un motivo de descontento desde hace tiempo y su presidenta, Ana Botin, prometió en enero solucionar el problema en dos años, después de lo cual consideraría la venta de la división.

Incluso una desinversión será difícil mientras no se cumplan los estándares de la Fed, algo que dificulta el acceso a capital para su reinversión en otros negocios y tampoco puede cobrar un dividendo de esta división, mientras no supere la prueba.

El banco estableció en 2013 un objetivo de duplicar sus beneficios en Estados Unidos a 2.000 millones de dólares para 2016, pero el pasado año redujo sus ambiciones y ya no tiene objetivo de beneficios para la filial, que ganó 678 millones de euros en 2015.

El banco ha contratado a un nuevo presidente estadounidense para su filial y está invirtiendo unos 170 millones de dólares al año para reorganizar su compleja estructura, en parte heredada con la compra de Sovereign en 2009, y para eliminar debilidades en el balance.

Los problemas no radican en sus niveles de capital, que superan el mínimo requerido por la Fed, sino en los controles internos de riesgo del banco y en la falta de integración de sus multiples actividades en Estados Unidos bajo un único holding.

Santander, que genera alrededor del 8 por ciento de su beneficio en Estados Unidos, reconoce que queda mucho por hacer.   Continuación...

 
Santander previsiblemente se ganará el dudoso honor de ser el único banco que suspenda las pruebas de la Reserva Federal por tercer año consecutivo, pese a los esfuerzos por mejorar los controles en su filial de Estados Unidos, dijeron fuentes bancarias y analistas. En la foto, una paloma  pasa por delante del logo de Santander en Malagá el 1 de abril de 2016.  REUTERS/Jon Nazca/Files