Las provisiones de la banca en la eurozona son "razonables", según el BCE

martes 22 de marzo de 2016 13:01 CET
 

Por Francesco Canepa y John O'Donnell

FRÁNCFORT (Reuters) - Las provisiones contra los préstamos dudosos de los bancos de la zona euro son "razonables", dijo el martes la presidenta del consejo supervisor del Banco Central Europeo, añadiendo que el plan de limpieza de los balances de las entidades financieras tendrá en cuenta sus dificultades.

El BCE ha hecho de la lucha contra la morosidad, que frena la recuperación del crédito, una de sus prioridades de 2016, y ha puesto en marcha una revisión sobre cómo deben hacer frente a la morosidad los bancos.

Los temores a que el regulador bancario de la eurozona imponga mayores provisiones o reconocimientos de pérdidas por la mora contribuyó a un descenso de las acciones de los bancos de la zona euro a principios de año, en particular en países donde el nivel de préstamos dudosos es más alto, como es el caso de Italia.

La presidenta del consejo supervisor del BCE, Daniele Nouy, pareció aludir el martes a algunas de estas preocupaciones diciendo que los niveles de provisiones ya eran "razonables" y que la limpieza se llevará a cabo durante un largo tiempo y tendrá en cuenta los desafíos a los que los bancos se deben enfrentar.

"Hemos provisionado hasta un nivel razonable esta exposición a la morosidad y esto nos está dando un terreno muy sólido para abordar los problemas", dijo Nouy ante la comisión de asuntos económicos del Parlamento Europeo en Bruselas.

"Definitivamente, tenemos en cuenta las dificultades de la situación, pero es algo totalmente alcanzable", añadió.

 
Las provisiones contra los préstamos dudosos de los bancos de la zona euro son "razonables", dijo el martes la presidenta del consejo supervisor del Banco Central Europeo, añadiendo que el plan de limpieza de los balances de las entidades financieras tendrá en cuenta sus dificultades. En la imagen de archivo, la presidenta del consejo supervisor del BCE, Daniele Nouy, durante una entrevista con Thomson Reuters en Londres, el 28 de noviembre de 2014. REUTERS/Neil Hall