Abengoa necesita 1.351 mlns en efectivo y avales este año

miércoles 17 de febrero de 2016 12:48 CET
 

Por Jose Elías Rodríguez

MADRID (Reuters) - Abengoa reconoció anoche que sus necesidades de caja para superar su actual crisis de liquidez se elevan este año a 826 millones de euros y a 304 millones en 2017, según el plan de viabilidad con el que negociará la reestructuración de su deuda con los acreedores.

Además de este efectivo, que excluye fondos procedentes de futuras desinversiones de activos no estratégicos también decisivas para configurar la "nueva Abengoa", el grupo sevillano con un pasivo que rondaría los 25.000 millones de euros, pide avales por 525 millones para desatascar proyectos actuales.

La consultora Álvarez & Marsal, encargada de elaborar el plan de viabilidad industrial, explicará en detalle el plan en una teleconferencia a partir de la 1800 horas, mientras que los bancos, absolutamente decisivos para encajar el plan en el balance, no prevén pronunciarse sobre el mismo hasta la semana que viene.

"Los acreedores y KPMG están analizando pormenorizadamente todo el plan de viabilidad con la compañía y cuando terminen, que se prevé para mediados o finales de la semana que viene, expondrán cuál es a su juicio la solución global idónea para Abengoa", dijo una fuente bancaria.

Según fuentes consultadas anteriormente por Reuters, esta solución podría pasar por convertir préstamos en capital y refinanciar deuda sostenible, sin que hasta la fecha los bancos hayan mostrado disposición a asumir quitas.

Mientras tanto, la compañía apura el plazo del preconcurso de acreedores y aún no dispone de los cerca de 160 millones de liquidez a corto plazo que negocia con sus grandes bonistas, que exigen garantías similares a las conseguidas por la banca en anteriores créditos y que deberían también contar con el beneplácito de la banca.

En la presentación enviada a última hora del martes al supervisor bursátil, Abengoa advierte de que si no consigue liquidez de manera inmediata, el conjunto del plan estaría en peligro por potenciales ejecuciones, cancelaciones, sobrecostes y retrasos en proyectos. Además, la falta de recursos y avales dificultaría la venta de activos y la consecución de nuevos contratos.

Abengoa -con un pasivo que convertiría una eventual suspensión de pagos en la mayor quiebra empresarial española- asegura que el valor que tendría si sobrevive a su crisis sería siete veces superior al que se obtendría con una hipotética liquidación de sus activos. Este último escenario podría convertirse en realidad si la empresa llegase a entrar en concurso a finales de marzo.   Continuación...

 
Abengoa reconoció anoche que sus necesidades de caja para superar su actual crisis de liquidez se elevan este año a 826 millones de euros y a 304 millones en 2017, según el plan de viabilidad con el que negociará la reestructuración de su deuda con los acreedores. En la imagen de archivo, se ve una torre de la planta solar de Abengoa en Sanlúcar la Mayor, cerca de Sevilla, el 9 de diciembre de 2015. REUTERS/Marcelo del Pozo