20 de enero de 2016 / 16:17 / hace 2 años

Problemas bancarios y preocupaciones de crecimiento dañan a la deuda periférica

5 MIN. DE LECTURA

Los rendimientos de los bonos soberanos de los endeudados países del sur de la eurozona subieron con fuerza el miércoles, como consecuencia de las preocupaciones sobre el sistema bancario en Italia y Portugal, que se sumaron a las preocupaciones sobre el crecimiento global y la aversión al riesgo provocada por la caída del petróleo. Imagen de un anuncio de Monte Paschi di Siena EN Milan el 14 de enero de 2016.Stefano Rellandini

LONDRES (Reuters) - Los rendimientos de los bonos soberanos de los endeudados países del sur de la eurozona subieron con fuerza el miércoles, como consecuencia de las preocupaciones sobre el sistema bancario en Italia y Portugal, que se sumaron a las preocupaciones sobre el crecimiento global y la aversión al riesgo provocada por la caída del petróleo.

No está previsto que el Banco Central Europeo modifique de nuevo el jueves su política monetaria, por lo que los inversores en bonos parecen mostrarse más vulnerables que en los últimos meses, conocedores de que no se beneficiarán de ningún apoyo adicional a corto plazo.

En Italia, en el centro de la crisis de deuda de la zona euro en el período 2011-2012, la preocupación por una morosidad de unos 200.000 millones de euros difícilmente recuperable ha propiciado un descenso de los títulos bancarios cotizados de un 20 por ciento en lo que va de año.

En Portugal, los tenedores de bonos privados de deuda senior de Novo Banco se han unido para desafiar una reciente transferencia de casi 2.000 millones de sus bonos al "banco malo" Banco Espirito Santo, que ha dejado prácticamente sin valor sus inversiones.

La brecha entre los rendimientos de los bonos portugueses y sus homólogos alemanes subió a su nivel más alto desde julio. En Italia y España los diferenciales tocaron máximos desde septiembre mientras que en la tres veces rescatada Grecia la prima de riesgo alcanzó niveles no vistos desde agosto.

Los bonos españoles, afectados también por la incertidumbre política tras unas elecciones generales no concluyentes en diciembre, fueron aguantando mejor que sus pares italianos y portugueses. El sector bancario ya fue rescatado por la eurozona y la economía nacional se recupera a mayor ritmo que la de otros socios de la zona.

"El modo de aversión al riesgo se está haciendo notar en amplios diferenciales de los bonos periféricos y en una debilidad de los mercados bursátiles", dijo Richard McGuire, jefe de estrategia de Rabobank. "Portugal está liderando el camino e Italia también debido a la creciente preocupación sobre su sector bancario."

De Vuelta a Niveles De Mayo

Los rendimientos de los bonos alemanes a 10 años, considerados como activos seguros, caían a sus niveles más bajos desde la drástica venta de bonos de mayo del año pasado, mientras la caída del precio del petróleo lastraba los mercados globales y alimentaba las especulaciones de que el BCE pueda tener que tomar más medidas antes de elevar la inflación.

Los rendimientos del Bund alemán se desplomaron casi 5 puntos básicos, hasta el 0,43 por ciento, tras haber tocado un mínimo del 0,406 por ciento. No se han alejado tanto del nivel del 0,50 por ciento desde que el salto del año pasado del cero por ciento al 1 por ciento causó pérdidas a muchos inversores.

Una caída de más del 30 por ciento en los precios del petróleo desde que el BCE se reunió por última vez el 3 de diciembre ha alimentado especulaciones de que se necesitan más estímulos para impulsar la inflación, que es de sólo 0,2 por ciento en la zona euro en comparación con el 2 por ciento del objetivo del BCE.

"Los rendimientos más bajos se deben a las expectativas de que la economía mundial está en serios problemas", dijo el estratega de Societe Generale Ciaran O'Hagan.

"El BCE estará en modo de espera mañana, pero habrá un reconocimiento de que si las perspectivas de inflación siguen siendo débiles tendrá que relajar más (la política monetaria) en marzo."

Los rendimientos de los bonos alemanes a dos y cinco años alcanzaron su nivel más bajo desde la reunión del BCE de diciembre, en el -0,417 por ciento y el -0,208 por ciento, respectivamente.

Aunque el rendimiento del Bund ha caído más de 20 puntos básicos desde el inicio del año, algunos analistas dijeron que estaban sorprendidos de que no haya caído aún más dado el contexto mundial.

Atribuyeron el aguante a la cautela después de que los mercados de bonos experimentaran una de las mayores oleadas de ventas en la historia en abril y mayo del año pasado, lo que muestra que incluso los activos refugio pueden volverse de riesgo de la noche a la mañana cuando los rendimientos están cerca de cero y cualquier subida no esté compensada con pagos de cupones.

"Todavía hay algunas reservas entre los inversores a aumentar la exposición a los bonos a estos niveles porque todo el mundo tiene recuerdos del año pasado cuando tuvimos estas ventas agresivas", dijo Michael Leister, jefe de estrategia de tipos en Londres para Commerzbank.

traducido por Carlos Ruano y Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below