El crecimiento económico de China se desacelera a su menor ritmo desde 2009

martes 19 de enero de 2016 07:59 CET
 

Por Kevin Yao y Xiaoyi Shao

PEKÍN (Reuters) - La economía de China creció un 6,8 por ciento en el cuarto trimestre frente al mismo período del año previo, en línea con las expectativas y a su ritmo más lento desde la crisis financiera global, lo que aumenta la presión para que Pekín aplique más medidas de estímulo ante los temores de una ralentización más severa.

La mayoría de las bolsas de Asia reaccionaban con subidas a las noticias de ralentización económica en el gigante asiático, al avivar las expectativas de estímulos.

Los líderes chinos han luchado por frenar el enfriamiento de la actividad, en momentos en que un nuevo desplome de los mercados bursátiles y la moneda del país han provocado temores de que las condiciones en la segunda mayor economía del país podrían estar deteriorándose con rapidez.

China, un importante motor del crecimiento global en los últimos años, ahora atraviesa por una desaceleración prolongada, lastrada por unas débiles exportaciones, un exceso de capacidad industrial, un enfriamiento de la inversión y un débil mercado inmobiliario.

Analistas consultados por Reuters habían estimado que el Producto Interior Bruto (PIB) de la segunda mayor economía mundial habría crecido a una tasa de un 6,8 por ciento interanual en el cuarto trimestre, una desaceleración frente al 6,9 por ciento interanual del tercer trimestre.

La cifra representa la menor expansión desde el primer trimestre del 2009, cuando el crecimiento se desaceleró a un 6,2 por ciento.

La expansión de la economía en el 2015 fue de un 6,9 por ciento, casi en línea con la meta del Gobierno de en torno a un 7 por ciento, pero esta fue la menor tasa de crecimiento en un cuarto de siglo. Economistas proyectaban un crecimiento de un 6,9 por ciento.

Analistas consultados por Reuters esperan que la economía pierda más impulso este año y proyectan que el crecimiento se ralentizará a un 6,5 por ciento, incluso si Pekín aumenta el gasto fiscal y recorta las tasas de interés nuevamente, como muchos lo anticipan.   Continuación...

 
La economía de China creció un 6,8 por ciento en el cuarto trimestre frente al mismo período del año previo, en línea con las expectativas y a su ritmo más lento desde la crisis financiera global, lo que aumenta la presión para que Pekín aplique más medidas de estímulo ante los temores de una ralentización más severa. En la imagen, se ve a personas caminando frente al distrito financiero de Pudong, en Shanghái, China, el 19 de enero de 2016. REUTERS/Aly Song