Volkswagen se enfrenta a querellas de accionistas por escándalo de emisiones

lunes 18 de enero de 2016 15:40 CET
 

Por Ilona Wissenbach

(Reuters) - Decenas grandes inversores de Volkswagen planean denunciar al fabricante de coches ante un tribunal alemán, en busca de compensaciones por la caída de sus acciones debido al escándalo de las emisiones trucadas.

La firma de abogados Nieding + Barth dijo el lunes que presentará un caso ante el tribunal regional de Brunswick esta semana, en la que exigiría cientos de millones de euros en indemnizaciones en representación de 66 inversores institucionales de Estados Unidos y Reino Unido.

"Aparte de eso, tenemos a varios cientos de inversores privados. Creemos que somos la mayor plataforma que ha denunciado a Volkswagen en Alemania", dijo Klaus Nieding de Nieding + Barth.

Las acciones de la marca alemana han perdido casi un tercio de su valor, unos 22.000 millones de euros, desde que admitió en septiembre que falseó los test de emisiones con la ayuda de un programa de software trucado.

Volkswagen planea recurrir a un tipo de procedimiento jurídico alemán que permite - a falta de las demandas colectivas a la estadounidense - utilizar sentencias judiciales ganadas por inversores particulares como plantillas para establecer daños y perjuicios en otros casos de afectados.

La fabricante de automóviles, que no quiso hacer comentarios, se enfrenta a varios frentes legales. Se espera que los propietarios estadounidenses de vehículos con emisiones superiores a lo indicado pidan indemnizaciones millonarias en daños y perjuicios, mientras el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha demandado a la marca alemana por hasta 46.000 millones de dólares por saltarse la Ley de Aire Limpio.

 
Decenas grandes inversores de Volkswagen planean denunciar al fabricante de coches ante un tribunal alemán, en busca de compensaciones por la caída de sus acciones debido al escándalo de las emisiones trucadas. En la foto, detalle del logo de Volkswagen en Detroit, el 12 de enero de 2016.   REUTERS/Mark Blinch