A Macron le llevará tiempo reformar la economía en una Francia dividida

lunes 8 de mayo de 2017 09:07 CEST
 

Por Noah Barkin y Leigh Thomas

BERLÍN/PARÍS, 7 mayo (Reuters) - Tras una década de crecimiento débil, un aumento del desempleo y una pérdida de competitividad, Francia eligió el domingo a un presidente que dice tener un plan para sacar al país de sus problemas económicos.

Emmanuel Macron, un ex banquero de inversiones que renunció al Gobierno de François Hollande dos veces por su frustración con el lento ritmo de las reformas, promete reformar el mercado laboral, simplificar los sistemas tributario y de pensiones, además de reducir regulaciones que cree que obstaculizan a la innovación.

Sin embargo, el centrista de 39 años, que derrotó a la candidata de extrema derecha Marine Le Pen y que se convertirá en el líder francés más joven desde Napoleón, tiene varios obstáculos que enfrentar una vez cruce las puertas del Palacio del Elíseo.

Macron intentará lograr la aprobación de su agenda de reformas en momentos en que Francia está más dividida que nunca sobre cómo responder a las perturbadoras fuerzas de la globalización.

La campaña electoral mostró que casi la mitad del país preferiría una aproximación a la economía en que el papel del Estado se expanda en vez de reducirse, como propone Macron.

Y para poder implementar sus planes, tendrá que asegurarse el respaldo parlamentario. Eso dependerá de cómo le vaya a su nuevo partido, "En Marche!", en las elecciones legislativas del mes próximo.

Incluso si logra la mayoría que necesita, es probable que muchas de sus reformas lleven meses, o incluso años, para producir resultados.

Los retrasos podrían exponerlo a él y a su Gobierno a los mismos ataques políticos que finalmente sacaron del poder en Alemania hace años a Gerhard Schröder, el canciller responsable por la "Agenda 2010" de la mayor economía de Europa.   Continuación...

 
Tras una década de crecimiento débil, un aumento del desempleo y una pérdida de competitividad, Francia eligió el domingo a un presidente que dice tener un plan para sacar al país de sus problemas económicos. En la imagen, el presidente electo de Francia y jefe del movimiento político En Marche!, saluda desde su coche auto al salir de casa en París, el 7 de mayo de 2017. REUTERS/Jean-Paul Pelissier