El Brexit deja en un vacío regulatorio a la industria británica

domingo 30 de abril de 2017 11:35 CEST
 

Por Ben Hirschler y Kate Holton

LONDRES (Reuters) - Summit Therapeutics está a punto de iniciar unas cruciales pruebas para un nuevo antibiótico descubierto por científicos de Reino Unido que trata una infección intestinal que puede resultar mortal, pero los británicos podrían ser los últimos pacientes en obtenerlo tras la salida del país de la UE.

La empresa de biotecnología, con sede en Oxford, es uno de los miles de fabricantes, desde ingenieros aeroespaciales hasta fabricantes de molduras de plástico, que afronta un futuro incierto, ya que la salida británica de la Unión Europea abre la perspectiva de un vacío regulatorio.

Aunque Londres planea una gigantesca tarea de corta y pega para convertir la legislación de la UE en normativa nacional -bajo la denominación de "Great Repeal Bill", la Gran Ley de Derogación-, esto no responderá a la pregunta de qué sucede con el trabajo de las agencias de la UE que tienen poderes jurídicos para regular la industria.

Algunos fabricantes ya tratan de incluir en los contratos de los proveedores una cláusula que establece quién debería asumir la carga de los costes adicionales si Reino Unido crea sus propios reguladores, duplicando el trabajo necesario para el comercio en Reino Unido y Europa.

"Vamos a hacer ensayos clínicos en Reino Unido, pero la pregunta es: ¿cuál será el proceso para obtener la aprobación de Reino Unido?", dijo a Reuters el presidente ejecutivo de Summit, Glyn Edwards.

"En realidad el principal problema lo tienen los pacientes de Reino Unido, si no hay algún tipo de reconocimiento mutuo ni participación en el sistema de fármacos de la UE, entonces el enfoque será conseguir primero la aprobación en Europa porque es un mercado muy grande".

Fuentes de la administración dicen que las relaciones entre los cuerpos reguladores después de que Reino Unido abandone la UE son un asunto que debe incluirse en las negociaciones para el Brexit en el período previo al divorcio, programado para marzo de 2019.

El ministro encargado del "departamento Brexit" de la primera ministra Theresa May, David Davis, dijo al parlamento a finales de marzo que el gobierno establecería relaciones con sus socios europeos que le permitirían mantener estándares comunes. Sin embargo, se negó a entrar en detalles sobre cuál sería el funcionamiento.   Continuación...

 
Summit Therapeutics está a punto de iniciar unas cruciales pruebas para un nuevo antibiótico descubierto por científicos de Reino Unido que trata una infección intestinal que puede resultar mortal, pero los británicos podrían ser los últimos pacientes en obtenerlo tras la salida del país de la UE. En la imagen, una ilustración con euros y libras esterlinas tras un cartel del Brexit. REUTERS/Dado Ruvic/Illustration