El BCE mantiene abierto el grifo del dinero, apunta a una recuperación europea

jueves 27 de abril de 2017 16:19 CEST
 

FRÁNCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo mantuvo su posición de política monetaria ultrarrelajada el jueves, ya que la inflación continúa por debajo de su objetivo, pero reconoció explícitamente el vigor de la economía de la zona euro, ahora en su mejor momento desde la crisis financiera mundial.

El BCE mantuvo su disposición a una mayor flexibilización de su estrategia, dejando la puerta abierta a nuevos recortes de tipos de interés o a un aumento en las compras de activos. Este posicionamiento está en línea con las expectativas del mercado, pero en desacuerdo con los llamamientos de Alemania, motor económico de la zona euro, a favor de una reducción gradual de los estímulos.

"Los datos recibidos desde nuestra reunión de marzo confirman que la recuperación cíclica de la economía de la zona del euro es cada vez más sólida y que los riesgos a la baja han disminuido aún más", dijo el presidente del BCE Mario Draghi en una conferencia de prensa.

"Al mismo tiempo, las presiones inflacionarias subyacentes siguen siendo moderadas y aún no han mostrado una tendencia al alza convincente", agregó, justificando que se mantengan las medidas de estímulo.

Sin embargo, en respuesta a la pregunta de un periodista, Draghi señaló que había habido un debate entre los miembros del consejo del BCE sobre la perspectiva de crecimiento de la zona euro, en el que algunos se habían mostrado "más optimistas" que otros.

Como resultado de este intercambio, se había añadido una línea a su discurso que señalaba que los riesgos a la baja para las perspectivas de crecimiento "se relacionan principalmente con factores globales".

El euro EUR= se debilitó ligeramente frente al dólar después del anuncio de la decisión sobre los tipos, tras cotizar cerca de máximos de seis meses impulsado por las expectativas de que el centrista Emmanuel Macron gane la votación presidencial francesa el 7 de mayo.

Algunos de los observadores consideran que la sutil variación en el lenguaje del BCE anticipa un cambio más audaz en la próxima reunión de junio, donde se podría incluir la eliminación de una frase que indica una disposición a una mayor flexibilización de la política monetaria.

La confianza económica de la zona euro alcanzó un máximo de 10 años este mes y el riesgo político está retrocediendo después de que Macron ganara la primera ronda de la votación presidencial en Francia.   Continuación...

 
El Banco Central Europeo mantuvo su posición de política monetaria ultrarrelajada el jueves, ya que la inflación continúa por debajo de su objetivo, pero reconoció explícitamente el vigor de la economía de la zona euro, ahora en su mejor momento desde la crisis financiera mundial. En la imagen, el el presidente del BCE, Mario Draghi, durante una rueda de prensa en Fráncfort, Alemania, el 27 de abril de 2017.  REUTERS/Kai Pfaffenbach