27 de abril de 2017 / 8:45 / hace 3 meses

El BCE no actuaría en abril, pero podría señalar un movimiento en junio

3 MIN. DE LECTURA

El Banco Central Europeo previsiblemente mantendrá sin cambios su política monetaria ultralaxa el jueves, pero podría reconocer unas mejores perspectivas de crecimiento, preparando el terreno para una pequeña señal en junio sobre una eventual reducción de sus estímulos a la economía. En la imagen, la sede del BCE en Fráncfort, el 9 de abril de 2017.Kai Pfaffenbach

FRÁNCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo previsiblemente mantendrá sin cambios su política monetaria ultralaxa el jueves, pero podría reconocer unas mejores perspectivas de crecimiento, preparando el terreno para una pequeña señal en junio sobre una eventual reducción de sus estímulos a la economía.

El presidente del banco, Mario Draghi, probablemente señale una inflación todavía débil, un flojo crecimiento de los salarios y unas perspectivas inciertas para argumentar que levantar ahora el pie del acelerador podría echar por la borda años de trabajo que han consumido gran parte de la potencia de fuego del BCE, mostró un sondeo de Reuters entre analistas.

Pero Draghi sí podría reconocer el sólido momento de crecimiento de la zona euro, el aumento de la confianza del consumidor y empresarial y un riesgo político menor después de que el político centrista y a favor del euro Emmanuel Macron terminase primero en la primera ronda de las elecciones presidenciales francesas.

"El BCE probablemente reconozca una mayor mejora en el balance de riesgos apuntando a riesgos al alza para el crecimiento", dijeron economistas de Societe Generale.

"Pero probablemente no se esperan cambios materiales en su declaración y sólo esperamos que los riesgos a medio plazo se describan como equilibrados en junio", dijeron.

El moderado optimismo llegaría tras años de estímulos extraordinarios cuyas consecuencias a largo plazo siguen sin estar probadas.

Tras cuatro años consecutivos de inflación por debajo de su objetivo del 2 por ciento, el BCE está comprando 60.000 millones de euros mensuales en bonos al menos hasta finales de año y planea mantener los tipos de interés en territorio negativo hasta mucho después.

Pero el crecimiento económico está en su mejor racha desde que comenzó la crisis financiera global, la inflación está por encima del 1 por ciento y el arsenal del BCE casi se ha agotado, lo que lleva a algunos responsables de la política monetaria a hacer llamamientos para comenzar a trazar un camino de salida.

El siguiente paso, probablemente en junio, podría acabar con la inclinación a una mayor relajación de la política monetaria y cambiar las palabras del discurso habitual de Draghi para reflejar unas mejores perspectivas para la economía.

Pero el BCE también necesita mantener munición en la recámara en caso de que haya nuevas turbulencias.

Eso supone que Draghi podría expresar un optimismo con cautela el jueves, preparando un cambio más ambicioso en junio.

"Si, como parece muy probable, los franceses eligen a un presidente convencional, el 8 de junio el BCE probablemente reduzca en parte su prudencia", dijo el economista de UniCredit Marco Valli.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below