Grandes bancos evitan contratar personal pese al 'boom' del negocio bursátil

miércoles 15 de febrero de 2017 16:58 CET
 

Por Jamie McGeever y Anjuli Davies

LONDRES (Reuters) - La negociación bursátil está en pleno boom en los bancos estadounidenses y europeos gracias a Donald Trump y al Brexit, pero los días de gloria de salas de operaciones tan grandes como campos de fútbol parecen más lejanos que nunca.

Arrastrando aún las consecuencias de la crisis financiera global de 2007-2009 y las posteriores restricciones regulativas, los bancos -ahora concienciados respecto a los costes- ya no quieren más traders, ante la incertidumbre de si durará esta recuperación.

"No hay fiebre de contratación alguna", dijo a Reuters Jason Kennedy, director ejecutivo en Londres de la empresa de contratación Kennedy Group. "Los gestores no saben si la bonanza es real o no, si estamos o no en una burbuja. Lo último que están haciendo es acelerar (el ritmo de contrataciones), solo para darse cuenta de que no hay nada detrás".

Los convulsiones el año pasado debido al referéndum británico a favor de abandonar la Unión Europea (UE) y la elección de Trump como presidente de los Estados Unidos han dado alas a una escalada de la volatilidad del mercado y la actividad bursátil, los ingresos y los beneficios de los bancos.

Sin embargo, esto no significa que se recupere el número de traders, pues los bancos no están optando por aquellas salas de mercado abarrotadas con cientos de operadores que existían antes de la crisis. Por el contrario, están invirtiendo en más sistemas de operaciones automáticas.

El mayor banco de Europa, HSBC, ha empezado a recortar alrededor de un centenar de puestos de alta responsabilidad en su división de banca de inversiones en todo el mundo el mes pasado, según fuentes con conocimiento directo del asunto, que no dijeron cuántos de estos eran traders.

Se prevé que el mayor prestamista alemán, Deutsche Bank, acabe con aproximadamente uno de cada cinco puestos de trabajo relacionados con la negociación de acciones, según fuentes, y reducirá los pagos y los bonos.

Incluso los pesos pesados de Wall Street, que han sacado tajada del momento de crecimiento, se han vuelto cautelosos respecto a cuándo cambiará el rumbo. Algunos de ellos han ofrecido a sus empleados primas más jugosas para prevenir su marcha en vez de alimentar su nómina.   Continuación...

 
La negociación bursátil está en pleno boom en los bancos estadounidenses y europeos gracias a Donald Trump y al Brexit, pero los días de gloria de salas de operaciones tan grandes como campos de fútbol parecen más lejanos que nunca. En la imagen, operadores en la la Bolsa de Nueva York, EEUU, el 21 de diciembre de 2016. REUTERS/Andrew Kelly